Home Noticias Atravesando inundaciones récord en Iowa, un esposo imploró a su esposa que...

Atravesando inundaciones récord en Iowa, un esposo imploró a su esposa que siguiera adelante

10
0
Atravesando inundaciones récord en Iowa, un esposo imploró a su esposa que siguiera adelante
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

En Main Street en Rock Valley, Joane Rozeboom y su hija, Britney Westra, observaron cómo un tractor con un balde y una garra recogía productos destrozados (muebles de cuero de vaca, paneles de yeso, aislamiento, ropa empapada en contenedores de plástico) desde afuera de su boutique. Ropa de rosa de cobre.

La tienda había sido un sueño que hicieron realidad hace dos años con la ayuda de sus controles de estímulo Covid-19. Mientras observaban la destrucción el lunes, dijeron que trabajarían para reabrir la boutique.

“Dijimos, sí, lo estamos haciendo, y no será tanto trabajo como la primera vez”, dijo Rozeboom. “Pero cuanto más investigamos, más descubrimos que todavía habrá mucho trabajo”.

En otra parte de Rock Valley, donde el agua que retrocedió dejó el lunes un hedor a pantano que persistió en el calor de 90 grados, los Bliek, la pareja que luchó por llegar a un lugar seguro el sábado, se hizo cargo de los daños en su casa.

El barro cubría una maraña de sillones reclinables, colchones y mesas auxiliares. Fue una pérdida total.

Pero sobre una repisa de la chimenea en un nivel inferior de la casa, encontraron intacta la urna que contenía las cenizas de su hija, Halee, quien murió después de un accidente automovilístico el año pasado a la edad de 35 años.

“Cuando llegamos aquí, dije: ‘Randy, tenemos a Halee’”, dijo Bliek. “Era lo único que realmente me preocupaba”.

Laura Higgins contribuyó con informes desde North Sioux City, SD

Fuente