Home Noticias Cansados ​​y confundidos, los primeros inmigrantes llegan a la frontera de California...

Cansados ​​y confundidos, los primeros inmigrantes llegan a la frontera de California tras la orden de asilo de Biden

11
0
Cansados ​​y confundidos, los primeros inmigrantes llegan a la frontera de California tras la orden de asilo de Biden


Poco después de que la orden ejecutiva del presidente Biden para restringir el acceso al asilo entrara en vigor el martes por la noche, 50 migrantes completaron una caminata de nueve horas a través de las montañas al norte de Tecate, México.

Se alinearon en fila india contra la maleza, en un claro polvoriento a pasos de la autopista 94, y esperaron a que los agentes de la Patrulla Fronteriza los recogieran. Los inmigrantes, un grupo que incluía hombres, mujeres y niños de Cuba, Ecuador, China y Brasil, estaban exhaustos, casi sin comida ni agua.

Muchos no habían oído hablar de la orden, que eleva el estándar legal para las solicitudes de asilo y bloquea el acceso de quienes cruzan la frontera ilegalmente. cuando el promedio de arrestos supera los 2.500 por día.

Lucas Lu, de 32 años, lo sabía y le preocupaba haber llegado demasiado tarde para solicitar asilo. La norma va en contra de los valores estadounidenses, afirmó.

“No es justo”, dijo, sentado con las piernas cruzadas en el suelo. “Arriesgamos nuestras vidas para llegar aquí”.

El ex director de hotel chino llevaba una faja en la espalda alrededor de su camiseta y se apoyaba en un bastón. Dijo que había sufrido una lesión en la columna mientras viajaba en barco en Panamá. Llegar a la frontera sur le llevó tres meses.

Lu dijo que estaba huyendo de la represión autoritaria en busca de seguridad, dignidad y la capacidad de hablar libremente sin la amenaza de la cárcel.

Poco después de las 11 de la noche, tres furgonetas velocistas y otros cinco vehículos se detuvieron en el lugar.

Gracias a Dios”, exclamó una mujer en la oscuridad. “Gracias a Dios.”

Los agentes sacaron bolsas de basura y dijeron a los migrantes que tiraran su comida y agua. Uno cogió el bastón de Lu y lo arrojó entre la maleza.

“Nada de esto, ¿vale?” él dijo.

cachearon a los inmigrantes y los subieron a las furgonetas. Otros 45 inmigrantes bajaban la colina, dijo un agente, además de grupos de 40 y 90 en otras áreas.

Antes y después de que la orden entrara en vigor a las 9 pm hora del Pacífico, la noche parecía relativamente tranquila en general, con muchos de los sitios de cruce al este de San Diego desiertos.

Después de que aumentaron las llegadas de inmigrantes, lo que convirtió a San Diego en el principal sector al otro lado de la frontera, los arrestos volvieron a disminuir en las últimas semanas.

Pero el promedio diario de arrestos entre los puertos de entrada oficiales se mantiene por encima del umbral de 2.500.

Durante una llamada con periodistas el miércoles, un alto funcionario del Departamento de Seguridad Nacional dijo que el día comenzó con poco más de 9.000 personas bajo custodia que fueron arrestadas antes de que la orden entrara en vigor, a la par con las cifras promedio del último mes. La agencia no vio un aumento significativo en las llegadas de inmigrantes que intentaban cumplir con el plazo.

Desde entonces, los inmigrantes han sido expulsados ​​de conformidad con la orden, dijo el funcionario, declinando proporcionar cifras. La agencia está intensificando sus esfuerzos para maximizar el impacto de la orden en las próximas semanas.

Los inmigrantes de México pueden ser devueltos rápidamente, y el gobierno mexicano acordó previamente aceptar a algunos inmigrantes de Venezuela, Nicaragua, Haití y Cuba. El funcionario reconoció que seguirá siendo un desafío expulsar a inmigrantes de otros países, como China, que no aceptan regularmente vuelos de deportación.

En Tijuana, José García Lara, director del refugio Movimiento Juventud 2000, teme que la orden ejecutiva pueda causar una crisis a medida que los migrantes se atasquen en el norte de México.

El refugio, que tiene capacidad para 200 personas, atendía a unas 60 personas diariamente, dijo García Lara. En los últimos días, ese número había aumentado a 100.

García Lara dijo que el número de refugios tiende a ser bajo cuando más personas eligen cruzar la frontera ilegalmente. Los residentes de los refugios son aquellos que esperan una cita con los agentes fronterizos a través de la aplicación telefónica de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., que tiene fallas y es lenta.

Recuerda las llegadas de haitianos en 2016, las caravanas de centroamericanos posteriores, la forma en que la regla fronteriza de la era de la pandemia mantuvo a los inmigrantes fuera de Estados Unidos y hacinados en refugios mexicanos.

Recientemente, han llegado inmigrantes no sólo del hemisferio occidental sino de todo el mundo, y seguirán llegando, afirmó. “Estamos acostumbrados”, dijo. “Lo que haremos será recibirlos”.

Rosario de León, de 38 años, del estado mexicano de Chiapas y su esposa, Gracia Cortez, de 27 años, de El Salvador, han esperado dos meses para una cita. Dijeron que habían enfrentado discriminación como pareja gay, incluso en Tijuana, y huyeron de la extorsión de las pandillas.

Cortez dijo que la nueva regla es justa. Con suerte, esto significa que se podrían abrir más citas a través de la aplicación, dijo.

“No es justo que alguien entre de manera irregular mientras otros siguen las reglas”, afirmó. “Todos debemos tener paciencia”.

Al otro lado de la frontera, en una estación de tranvía en San Ysidro, Mariela Díaz, de 28 años, esperaba el martes por la tarde a que su marido fuera liberado de la custodia federal.

Díaz, de Colombia, cargó su teléfono y se puso al día con la noticia de la orden ejecutiva.

“Soy inmigrante, pero también es algo que se está saliendo de control”, dijo. “Entiendo la decisión del presidente”.

Se sintió aliviada de haber llegado antes de que la orden entrara en vigor. Aún así, sentía pena por aquellos que llegarían demasiado tarde.



Fuente