Home Medio Ambiente Los países ricos alcanzaron el objetivo de financiación climática de 100.000 millones...

Los países ricos alcanzaron el objetivo de financiación climática de 100.000 millones de dólares al ‘reetiquetar la ayuda existente’

16
0
Los países ricos alcanzaron el objetivo de financiación climática de 100.000 millones de dólares al 'reetiquetar la ayuda existente'


Las cifras recientemente publicadas sugieren que los países desarrollados lograron su objetivo de recaudar 100 mil millones de dólares en ayuda climática para los países en desarrollo en 2022, dos años después de la fecha límite.

El Organización para la cooperación económica y el desarrollo (OCDE) dice Estos países recaudaron 115.900 millones de dólares para proyectos relacionados con el clima, tras un aumento récord del gasto.

Sin embargo, el análisis realizado por el Centro para el desarrollo global (CGD) y compartido con Carbon Brief sugiere que alrededor de 27 mil millones de dólares de los 94,2 mil millones de dólares anuales El aumento de los fondos públicos para el clima en 2022, en comparación con las cifras de hace dos décadas, provino de la ayuda al desarrollo existente.

Específicamente, el CGD identificó al menos 6.500 millones de dólares de ayuda climática dentro del aumento récord de 2022 que se desvió de otros programas bilaterales de ayuda al desarrollo. Esto a pesar de la generalizada expectativa que los países ricos deberían proporcionar financiación climática que sea “nueva y adicional”.

Estos cambios contables podrían permitir que algunos países desarrollados alcancen sus objetivos climáticos, incluso cuando cuchillada su más amplio presupuestos de ayuda.

Mientras tanto, las naciones ricas están bajo presión para aumentar rápidamente el gasto climático en el sur global. En la COP29 de este año, todas las partes deben acordar un nuevo objetivo climático que ayude a elevar la billones de dólares Estas naciones dicen que necesitan abordar el cambio climático.

‘El mayor aumento’

El Objetivo de 100 mil millones de dólares se estableció en 2009 en la COP15 en Copenhague para ayudar a los países en desarrollo a reducir sus emisiones y protegerse del cambio climático.

Un grupo de “desarrollado“Los países, incluidos muchos países europeos, Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y Nueva Zelanda, acordaron “movilizar” esta cantidad para 2020 y luego cada año hasta 2025.

La intención era proporcionar financiación “nueva y adicional” y creo que el listón más bajo para ello es que el valor nominal de [total] la financiación habría aumentado 100 mil millones de dólares.

Ian Mitchell, Centro para el Desarrollo Global, investigador senior de políticas

Este dinero proviene en gran medida de los presupuestos de ayuda exterior de los países, que financian proyectos de desarrollo relacionados con el clima. Una proporción menor también proviene del sector privado.

Fundamentalmente, los países tienen determinado durante las negociaciones climáticas de la ONU que el financiamiento climático debería ser “nuevo y adicional”. Esto es ampliamente interpretado en el sentido de que el objetivo de 100.000 millones de dólares debería aportarse además de la ayuda existente, aunque en ocasiones los países desarrollados han cuestionado esa interpretación.

Los países desarrollados no lograron alcanzar la meta de 100.000 millones de dólares para 2020, recaudando sólo 83.300 millones de dólares ese año. Esto era mal recibido por los gobiernos de los países en desarrollo, que consideran que este dinero es esencial para cumplir sus objetivos climáticos en el marco del Acuerdo de París.

El año pasado, la OCDE, que rastrea el financiamiento climático internacional, Anunciado que los países desarrollados “probablemente” habían cumplido el objetivo en 2022, con dos años de retraso. No publicó los datos que respaldan esta estimación en ese momento.

La OCDE ha publicado ahora un informe confirmando que se cumplió la meta de 100 mil millones de dólares. De hecho, la organización dice que la financiación climática experimentó su “mayor aumento interanual observado hasta la fecha” en 2022, alcanzando los 115.900 millones de dólares. Este aumento de 26.300 millones de dólares se puede ver en el gráfico siguiente.

Financiamiento climático, miles de millones de dólares, proporcionado y movilizado por países desarrollados entre 2013 y 2022. Los datos de financiación privada para 2015 no están disponibles. Fuente: OCDE. Gráfico: Carbon Brief.

Este repunte del financiamiento climático fue impulsado por aumentos récord en el gasto tanto a nivel bilateral (directamente de un país a otro) como a través de bancos y fondos multilaterales de desarrollo.

También hubo un aumento sin precedentes de 7.500 millones de dólares en financiación privada, que fue movilizado por inversiones de los países desarrollados. Esto se produce después de años de que la inversión privada se mantuviera esencialmente sin cambios cada año.

La OCDE señala que la “mayor parte” del financiamiento público para el clima se proporcionó en forma de préstamos: alrededor del 69 por ciento del total. Esto ha generado preocupación, dado el número de países del sur global que ya están luchando con la deuda.

‘Nuevo y adicional’

Los países deben decidir sobre un nuevo objetivo de financiación climática –conocido como el “nuevo objetivo colectivo cuantificado”– en la COP29 en Bakú, Azerbaiyán, a finales de este año. Se espera que esta meta vaya más allá de la meta de 100 mil millones de dólares y se base en una evaluación de las necesidades de los países en el mundo real.

Mientras tanto, alguno los países ricos tienen Anunciado importante cortes a sus presupuestos de ayuda exterior. Muchas naciones también han decidido canalizar grandes cantidades de ayuda a Ucrania, tras la invasión de Rusia en 2022, al tiempo que desvían fondos para alojar a los refugiados en su propio suelo.

Todo esto podría reducir el presupuesto general de ayuda al desarrollo y, en teoría, hacer que alcanzar los objetivos de financiación climática sea más difícil.

Algunos paises, incluido el Reino Unidohan optado por cumplir sus objetivos de financiación climática “redireccionando” o “reetiquetando” los fondos existentes como “financiación climática”, sin comprometer nuevos fondos en volúmenes suficientes.

De acuerdo a análisis Según el CGD, publicado una semana antes de la evaluación de la OCDE, esto es en gran medida lo que permitió a los países desarrollados alcanzar el objetivo de 100 mil millones de dólares en 2022.

Concluyó que, al considerar la financiación pública para el clima, el objetivo se “logró en parte añadiendo objetivos climáticos a los flujos de financiación para el desarrollo existentes”. (El análisis de CGD no intentó estimar el aumento del financiamiento privado, suponiendo que se mantendría estable como lo había hecho en años anteriores).

La aplicación del análisis CGD a la parte pública de la cifra de financiación climática de 115.900 millones de dólares de la OCDE (que ascendió a 94.200 millones de dólares) muestra que alrededor de 27.000 millones de dólares provienen de la ayuda al desarrollo existente.

Esto se basa en que la ayuda general solo aumentó 67.200 millones de dólares entre 2009 y 2022, lo que significa que el aumento restante en la ayuda climática debe haber provenido de fuentes existentes.

Ian Mitchellel investigador senior de políticas de CGD que dirigió el análisis, le dice a Carbon Brief:

“La intención era proporcionar financiación ‘nueva y adicional’ y creo que el listón más bajo para ello es que el valor nominal de [total] las finanzas habrían aumentado 100 mil millones de dólares”.

Como muestra el gráfico siguiente, si bien el presupuesto general de ayuda creció en 2022, debido en parte a la nueva ayuda para Ucrania y al mayor gasto en alojamiento de refugiados, la ayuda bilateral al desarrollo existente cayó en 2022.

En vista de esto, el CGD dice que el aumento de 6.500 millones de dólares en financiamiento climático ese año definitivamente puede atribuirse a los presupuestos de ayuda exterior existentes de los países, en lugar de un aumento en el gasto.

CB_Climate_Finanzas_2

Gasto en ayuda bilateral al desarrollo por parte de los países desarrollados, con cuestiones específicas indicadas en tonos de azul y todo lo demás en rojo. Este gráfico se basa en cifras del CGD, lo que significa que los objetivos bilaterales de financiación pública climática no se alinean precisamente con las cifras oficiales de la OCDE. Fuente: CGD. Gráfico: Carbon Brief.

Desviar fondos

Mitchell destaca la cuestión clave de alcanzar los objetivos de financiación climática sin comprometer suficientes recursos nuevos:

“El problema de alcanzar esos 100.000 millones de dólares con recursos existentes es que, o bien se los está rebautizando, lo que no proporciona financiación climática, o se los está desviando de otros objetivos de desarrollo… reduciendo el gasto en salud o educación”.

Sin embargo, Joe Thwaitesdefensor senior del financiamiento climático internacional en la Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC), le dice a Carbon Brief que no todos los desvíos son “malos desvíos”.

Un informe del grupo de expertos ODI El año pasado se descubrió que gran parte de la financiación reclasificada procedía de sectores como la energía y el transporte. Thwaites señala que esto podría significar recortar el apoyo a los combustibles fósiles y centrarse en su lugar en la energía limpia:

“Dadas las enormes necesidades climáticas y de desarrollo, debemos aumentar el pastel general de las finanzas públicas internacionales. Pero trasladar la financiación de un área a otra no es necesariamente algo malo, todo depende de dónde se toma y hacia dónde se destina”.

Mas ampliamente, Harjeet Singhdirector de compromiso global en el Iniciativa del Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósilesdice a Carbon Brief que los países desarrollados están aprovechando la “contabilidad creativa” y las “lagunas fiscales” para cumplir sus objetivos.

Advierte que, mientras las naciones se preparan para negociar un nuevo objetivo de financiación climática en la COP29, es necesaria una definición clara de lo que se considera “financiación climática” para evitar ese comportamiento:

“La ausencia de una definición unificada de financiación climática no es un mero descuido; refleja patrones históricos de poder… Los países desarrollados han tratado de mantener ambiguas sus responsabilidades financieras”.

Esta historia fue publicada con permiso de Informe de carbono.



Fuente