Home Medio Ambiente Abordar las emisiones de Alcance 3 en la industria química es complicado,...

Abordar las emisiones de Alcance 3 en la industria química es complicado, pero crucial para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas en 2050 | Noticias | Eco-Business

9
0
Abordar las emisiones de Alcance 3 en la industria química es complicado, pero crucial para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas en 2050 | Noticias | Eco-Business
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Las emisiones de alcance 3 son difíciles de medir. Pocas industrias lo saben mejor que el sector químico, que es el tercer mayor emisor a nivel mundial.

Si bien el seguimiento de las emisiones de Alcance 1 y 2 puede ser sencillo, el monitoreo Las emisiones de alcance 3 presentan más desafíos ya que incluyen las emisiones indirectas de una empresa, que suelen ser más difíciles de rastrear.

De acuerdo a un Informe de DeloitteLas emisiones de alcance 3 en la industria química, que son responsables del 75% de sus emisiones, provienen de tres fuentes principales: bienes y servicios adquiridos; emisiones resultantes del uso de un producto, como fertilizantes o refrigerantes; y las emisiones que se producen al final de la vida útil de un producto cuando se deposita en vertederos, se incinera o se recicla.

Solo el sector químico ha visto aumentar sus emisiones un 6 por ciento desde 2013. 186 millones de toneladas métricas de CO2e en 2022, según indican las cifras de la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

Las emisiones de la industria deben “desvincularse” de la producción para 2030 para aumentar las posibilidades de un escenario de cero neto para 2050, según Resultados de 2023 por la Agencia Internacional de Energía (AIE), lo que significa que los procesos de producción deben modificarse o reemplazarse con alternativas bajas en carbono que emitan significativamente menos o cero emisiones de carbono.

Las conclusiones de la AIE también señalaron que las emisiones del sector químico deben alcanzar su punto máximo en los próximos años y disminuir aproximadamente un 15 por ciento con respecto a los niveles actuales para 2030 para cumplir los objetivos de emisiones netas cero.

Al mismo tiempo, gran parte del mundo depende de este sector; los productos químicos son parte integral de casi todos los aspectos de la vida diaria, desde el jabón utilizado para lavarnos las manos, los medicamentos para tratar enfermedades, hasta los materiales utilizados en la construcción, el transporte y la electrónica.

Esto convierte a la industria química en una de las industrias más grandes del mundo, con un estimado de ingresos anuales de 4,7 billones de dólares, señala un Informe McKinsey.

“Abordar las emisiones de alcance 3 es crucial porque representan una parte importante del impacto de la industria en el cambio climático”, señaló María Valentina Giraldo Martínez, copresidenta del programa de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de alcance 3 de Together for Sustainability (TfS). “Lograr los objetivos de cero emisiones netas requiere una reducción integral de las emisiones en toda la cadena de valor, no solo dentro de las operaciones de una empresa”.

TfS es una iniciativa global sin fines de lucro fundada por empresas químicas para promover prácticas de sostenibilidad en la cadena de suministro de la industria.

Obstáculos en el seguimiento de las emisiones

El Deloitte Un análisis, que analiza 250 empresas químicas que cotizan en bolsa, concluyó que, si bien más de la mitad informa sobre sus emisiones de Alcance 1 y 2, solo el 30 por ciento informa sobre las emisiones de Alcance 3. El informe atribuyó esto a dificultades para rastrear las emisiones fuera del control de la empresa que informa.

Desde una perspectiva de suministro y cadena de valor, las empresas químicas tienen cadenas de suministro complejas con múltiples proveedores, lo que complica el seguimiento de las emisiones a lo largo de toda la cadena de valor. Hay más de 42.000 productos químicos individuales en el comercio solo en Estados Unidos, según datos de la EPA, y la cifra asciende a 150.000 o más a nivel mundial.

La recopilación de datos precisos sobre las emisiones de los proveedores también plantea dificultades debido a la diversidad de normas de presentación de informes y la disponibilidad de datos. La baja tasa de presentación de informes sobre emisiones de Alcance 3 dificulta el cálculo de la huella de carbono total de un producto específico. En cambio, muchas empresas se remiten a los datos promedio de la industria o a bases de datos de insumo-producto para estimar las emisiones, mientras que las que realizan un seguimiento del Alcance 3 suelen utilizar diversos formatos de datos y técnicas de medición.

Las empresas carecen de control directo sobre las prácticas de sus proveedores, lo que hace más difícil influir en las reducciones de emisiones, mientras que las adaptaciones técnicas presentan más obstáculos, señaló Giraldo Martínez.

“Para reducir las emisiones de Alcance 3, las empresas químicas necesitan tomar decisiones que podrían incluir cambiar algunas tecnologías, adaptar los procesos de producción o obtener materiales, lo que podría llevar tiempo y recursos”, dijo.

Por lo tanto, las empresas deben colaborar mejor con los proveedores para reducir las emisiones de los bienes adquiridos, también conocidas como emisiones de Alcance 3.1, señaló Peter Saling, director de métodos de sostenibilidad de la empresa química global BASF. Saling también lidera los esfuerzos de estandarización para medir los datos de emisiones de GEI en el Programa de Emisiones de GEI de Alcance 3 de TfS.

“En el caso del Alcance 3.1, los proveedores son importantes porque son ellos quienes pueden reducir estas emisiones. En el caso de las emisiones ‘de flujo descendente’ del Alcance 3, el impacto en las empresas es aún menor”, ​​afirmó Saling, refiriéndose a las emisiones del Alcance 3 que se producen más adelante en la cadena de valor de una empresa química, que pueden incluir el transporte de productos, el uso de productos vendidos y el tratamiento al final de su vida útil.

“Esto conducirá a cálculos más significativos de la huella de carbono del producto”, añadió.

Las empresas químicas que lideran los informes de Alcance 3 pueden beneficiarse al identificar las fuentes de emisiones de la cadena de valor y reducirlas estratégicamente, lo que puede crear valor para su negocio.

María Valentina Giraldo Martínez

Presiones externas que impulsan el cambio

La presión regulatoria también está impulsando a las empresas químicas a buscar soluciones, que no han tenido éxito. para abordar las emisiones que suponen un riesgo de daño a la reputación y de pérdida de confianza de los inversores y de lealtad empresarial.

Cada vez más organismos reguladores exigen a las empresas químicas que revelen su huella de carbono completa, incluidas las emisiones de Alcance 3. Esto incluye a los organismos reguladores de la Unión Europea, Turquía, Nigeria y Brasil, y los gobiernos de Nueva Zelanda, Filipinas, Singapur y Taiwán también están considerando la posibilidad de que las empresas revelen sus emisiones de Alcance 3.

Esto es alentador, señaló Giraldo Martínez, ya que impulsará a las partes interesadas en toda la cadena de valor a rastrear, informar y reducir las emisiones para cumplir los objetivos de reducción.

Sin embargo, La falta de orientación específica para cada industria y de cálculos estandarizados está obstaculizando la capacidad del sector químico de ofrecer informes precisos y transparentes sobre las emisiones de Alcance 3.

Actualmente, el Protocolo sobre gases de efecto invernadero (GEI) – un marco global estandarizado para medir, gestionar y reportar las emisiones de gases de efecto invernadero desarrollado por el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible – proporciona estándares y herramientas que ayudan a los países y ciudades a rastrear su progreso hacia los objetivos climáticos.

Si bien el Protocolo de GEI El Estándar de Contabilidad e Informes de la Cadena de Valor Corporativa (Alcance 3) ofrece detalles sobre todas las categorías, requisitos y orientación del Alcance 3 para informar las emisiones; no es específico de la industria química.

Por tanto, las empresas químicas siguen teniendo la obligación de hacer referencia al Protocolo de GEI, señaló Saling. “Las normas más importantes son las normas ISO y el Protocolo de GEI, pero son normas voluntarias y no pueden abordar necesidades específicas ni métodos de cálculo para las empresas químicas. En el marco regulatorio, se están desarrollando nuevas leyes, según la región”, afirmó.

Agregó que la taxonomía de la UE y el Mecanismo de Ajuste en Frontera del Carbono son marcos regulatorios que cobrarán cada vez más importancia, especialmente entre las empresas químicas europeas.

Se necesitan dos para cumplir con el Alcance 3

TfS tiene como objetivo llenar los vacíos que quedan en el Protocolo de GEI y ayudar a las empresas químicas a través de su Programa de emisiones de GEI de alcance 3que es un conjunto de directrices que miden el impacto de las emisiones en el sector.

El programa busca ayudar a las empresas químicas a determinar consistentemente su huella de carbono, identificar las fuentes de emisión en sus cadenas de valor y reducirlas estratégicamente.

TfS ha creado una Directriz sobre la huella de carbono del producto (PCF) como parte de su Programa de Emisiones de GEI de Alcance 3proporcionando instrucciones específicas sobre el cálculo de las emisiones desde la extracción de materias primas hasta la producción del producto químico final. La directriz se aplica a la mayoría de los productos químicos y pretende estandarizar los métodos de cálculo del PCF en toda la industria.

Giraldo Martínez señaló que las empresas químicas que lideran los informes de Alcance 3 pueden beneficiarse al identificar las fuentes de emisiones de la cadena de valor y reducirlas estratégicamente, lo que puede crear valor para su negocio.

La directriz PCF también se puede utilizar para calcular las emisiones de productos en otras industrias, especialmente aquellas que dependen de productos químicos, añadió Saling.

“Hay otros sectores que utilizan productos de la industria química, por lo que también deberían poder aceptar los cálculos del PCF. La directriz del PCF puede utilizarse como una ‘solución de reemplazo’ para otros sectores, como la industria automotriz”, afirma.

Dado que muchas empresas químicas están empezando a calcular su PCF, la Guía PCF tiene como objetivo responder preguntas específicas sobre la reducción de las emisiones de Alcance 3 y conducir a cálculos de la huella de carbono más estandarizados, destaca Saling.

Otra herramienta es TfS Solución de intercambio de PCFuna plataforma que ayuda a las empresas químicas a calcular su huella de carbono basándose en la Directriz PCF e intercambiar datos de emisiones y mejores prácticas entre empresas o clientes y proveedores.

La plataforma también permite a las partes interesadas aprovechar las herramientas de participación y capacitación de los proveedores para impulsar la reducción de sus emisiones de GEI de Alcance 3.

“A pesar de contar con una herramienta completamente funcional, la industria aún se encuentra en una etapa bastante incipiente en lo que respecta al intercambio de datos PCF en etapas anteriores. Para abordar este problema, estamos interactuando activamente con los proveedores, instándolos a calcular y compartir los datos PCF. Nuestros esfuerzos incluyen la creación de materiales sólidos de apoyo e incorporación para los proveedores, recursos de participación para nuestros miembros y capacitación a través de la Academia TfS”, dijo Giraldo Martínez, refiriéndose a la Plataforma de formación online en sostenibilidad.

Dado que cada vez más consumidores optan por productos sostenibles, Saling concluye que no se puede mantener el mismo enfoque habitual y señala que la industria química tiene que reducir las emisiones rápidamente para mantener también la lealtad y la confianza de los clientes en el futuro.

“El cambio climático es el mayor desafío del siglo XXI y nos obliga a adaptar nuestros procesos y a reestructurar nuestra cartera de productos en consecuencia. Debemos acelerar esta transformación para garantizar que nuestros productos sigan siendo aceptados por la sociedad”, afirmó.

Fuente