Home Noticias Cómo los Proud Boys conquistaron el Partido Republicano de Miami-Dade

Cómo los Proud Boys conquistaron el Partido Republicano de Miami-Dade

7
0
Cómo los Proud Boys conquistaron el Partido Republicano de Miami-Dade
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Siga las actualizaciones en vivo en La audiencia del comité de la Cámara sobre el ataque del 6 de enero al Capitolio.

MIAMI — En el emblemático hotel Fontainebleau de Miami Beach, justo después de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, convocara a los donantes y activistas a ponerse de pie durante un concurrido acto de recaudación de fondos para el Partido Republicano del condado de Miami-Dade, celebrado en abril, se desató una pelea en la estación de valet parking. Varios hombres de traje y una mujer con vestido de cóctel se pelearon por quién debería haber sido admitido y quién no a la cena de 250 dólares por plato.

Alguien alertó a la policía. Al día siguiente, una mujer que había sido escoltada fuera de la cena renovó su solicitud de orden de alejamiento contra uno de los hombres involucrados en la disputa, escribiendo en su petición judicial que él era parte de una “secta extremista de extrema derecha”. Se refería a los Proud Boys, el grupo nacionalista de extrema derecha que estuvo a la vanguardia de los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos el año pasado.

El hombre era uno de al menos media docena de miembros actuales y antiguos de Proud Boys que han conseguido asientos en el Comité Ejecutivo Republicano de Miami-Dade, buscando influir en la política local desde adentro. Entre sus filas hay seguidores que enfrentan cargos criminales por participar en el ataque al Capitolio: Gilbert Fonticoba ha sido acusado de obstruir al Congreso. Gabriel García, un ex capitán del ejército que dice haber abandonado el grupo, ha sido acusado de interferir con los agentes del orden público durante el desorden civil del 6 de enero de 2021.

El esfuerzo concertado de los Proud Boys para unirse al liderazgo del partido —y, en algunos casos, postularse para cargos locales— ha desestabilizado y remodelado dramáticamente el Partido Republicano de Miami-Dade. El ex gobernador Jeb Bush y otros se convirtieron en una potencia Hace casi cuatro décadas, transformándolo de un arquetipo del establishment estricto a una organización agitada por conflictos internos mientras lucha con fuerzas que la empujan hacia la extrema derecha. El conflicto llega en un momento crucial para los republicanos a nivel nacional, mientras los votantes de las primarias sopesan si arrancar al partido de sus elementos extremistas, o abrazarlos más plenamente.

“Sí, tenemos elementos marginales”, dijo René García, presidente del comité republicano del condado de Miami-Dade, que cuenta con aproximadamente 125 miembros y que también es comisionado del condado y ex senador estatal. “Sí, tenemos diferentes puntos de vista en nuestro partido. Así somos. Y mi trabajo como presidente republicano es proteger los derechos de todos amparados por la Primera Enmienda, por muy equivocados que puedan estar”.

Los Proud Boys pasaron casi media década participando en protestas a menudo violentas en todo el país por cuestiones como la retirada de estatuas confederadas y la difusión sin fundamento de la ley islámica. Sin embargo, después del ataque al Capitolio, cuando los Proud Boys estaban siendo investigados por las fuerzas del orden y acusados ​​de delitos federales, redujeron su perfil. El grupo disolvió su liderazgo nacional y alentó a las delegaciones a involucrarse en cuestiones locales, con el objetivo de reunir apoyo antes de las elecciones de mitad de mandato de este año.

“El plan de ataque si se quiere lograr un cambio es involucrarse a nivel local”, dijo Jeremy Bertino, un miembro destacado de los Proud Boys de Carolina del Norte, a The New York Times el año pasado en medio del cambio.

No está claro qué pretenden hacer con su poder. Sin embargo, siguiendo una tendencia impulsada por figuras de extrema derecha como Stephen K. Bannon, los Proud Boys comenzaron a aparecer en las reuniones de las juntas escolares para protestar contra el uso obligatorio de mascarillas por el coronavirus y la enseñanza de un plan de estudios antirracista.

En El Valle Central de CaliforniaLos miembros del grupo han intimidado a los manifestantes que no querían que una iglesia comprara un teatro para personas LGBTQ en Fresno. Un chico orgulloso declaró su candidatura para la Legislatura de Oregon. Un ex Proud Boy en Kansas perdió una carrera por un puesto en el Consejo Municipal de Topeka.

Las incursiones de los Proud Boys en el Partido Republicano de Miami-Dade son, de lejos, el mayor éxito político del grupo. El incidente de Fontainebleau fue el último en causar malestar dentro del partido, ya que un pequeño pero creciente número de Proud Boys ha profundizado las divisiones existentes e inyectado un grado inusual de agresión en las relaciones de rutina.

Este giro hacia la derecha refleja la evolución de los republicanos estatales y nacionales, pero es notable en Miami-Dade, el condado más poblado de Florida, que los candidatos presidenciales demócratas han ganado desde 1992. Los republicanos mejoraron enormemente su desempeño en 2020, un giro que ha empañado las perspectivas de los demócratas.

Chris Barcenas, miembro del comité republicano y Proud Boy, dijo que comenzó a pensar en postularse para un puesto en el comité hace aproximadamente un año.

“En lugar de quedarme al margen quejándome de los RINO o lo que sea”, dijo, refiriéndose a “republicanos solo de nombre”, “me di cuenta de que para hacer cambios, tenía que involucrarme y ser parte del proceso”.

Hace unos meses, Barcenas, de 34 años, testificó voluntariamente ante el comité selecto de la Cámara de Representantes que investiga los acontecimientos del 6 de enero sobre su comprensión del papel de los Proud Boys en el ataque al Capitolio. Protestó en el Capitolio ese día, pero no entró en el edificio y no ha sido acusado de ningún delito.

Gabriel García, de 37 años, quien se declaró inocente de los cargos por el ataque al Capitolio, dijo que el partido alguna vez fue dominio exclusivo de los republicanos de clubes de campo.

“Sé que muchas personas en el comité mucho antes que yo apoyaban a personas como Jeb”, dijo García, quien perdió una candidatura a la Cámara de Representantes estatal en 2020. “Pero cuando Trump ganó, prácticamente todos comenzaron a alinearse”.

Cuando se le pidió que evaluara la identidad cambiante del partido, Bush se mostró reticente: “Estoy fuera de la política partidaria y no puedo comentar lo que está sucediendo ahora”, dijo.

Los republicanos de Miami-Dade allanaron el camino para que el partido estableciera un poder duradero en Florida al persuadir a un gran número de cubanoamericanos —que históricamente se habían registrado como demócratas— a cambiar de afiliación, animados por la política anticomunista de línea dura de Ronald Reagan y George H.W. Bush. Muchos se postularon para cargos públicos, lo que alimentó a una generación de políticos republicanos cubanoamericanos. Al igual que el propio condado, el partido —y ahora su ala de derecha— está dominado por hispanos.

Por ahora, los miembros más veteranos del partido siguen en control en medio de una lucha de poder interna, pero la afluencia de Proud Boys y la radicalización de otros miembros han creado una agitación considerable.

Una miembro del comité llamada Barbara Balmaseda renunció recientemente a su puesto de liderazgo después de que se publicaran en Internet fotografías que la mostraban entre la multitud que se encontraba fuera del Capitolio el 6 de enero y luego dentro del edificio. El FBI fue a su casa después del ataque y le pidió una entrevista, pero ella se negó, según su abogado. Balmaseda, que no ha sido acusada de ningún delito, no ha hecho comentarios públicos sobre las fotografías.

En un comunicado, Balmaseda dijo que renunció para centrarse en sus estudios y porque el comité ejecutivo era “una pérdida de tiempo, ya que siempre hay luchas internas y drama”.

El director ejecutivo del partido, Brandon Díaz, novio de Balmaseda, también renunció, alegando que trabajaba en el sector privado. Dijo que no tenía ningún papel en el reclutamiento o la aceptación de miembros del comité. “No sé quién es o quién no es un Proud Boy”, dijo, añadiendo que él no lo es.

Tanto la Sra. Balmaseda como el Sr. Díaz permanecen en la junta directiva de los Jóvenes Republicanos de Miami, un club dentro del partido.

El mes pasado, una facción liderada por los Jóvenes Republicanos intentó expulsar a algunos líderes veteranos del partido, incluida Liliana Ros, quien ha estado en el partido durante más de 40 años.

“Las reuniones son un montón de peleas, gente gritando”, dijo Ros, de 79 años. “La gente buena, la gente decente, la gente que son verdaderos republicanos, se están yendo”.

Los capítulos del sur de Florida de los Proud Boys ganaron prominencia después de que Enrique Tarrio, quien luego se convirtió en el presidente nacional del grupo, asumió el control a fines de 2018. Tarrio ahora se encuentra en la cárcel en Virginia, acusado de conspiración en el ataque al Capitolio.

La inmersión de los Proud Boys en la política del sur de Florida comenzó antes del 6 de enero. Varios de sus miembros fueron elegidos miembros del comité del partido en 2020, y otros se postularon sin éxito para cargos legislativos y municipales.

Uno de ellos, Pedro Barrios, dijo en una entrevista afuera de un centro de votación en la ciudad de Hialeah, predominantemente cubanoamericana, el día de las elecciones que los Proud Boys representaban el “antisocialismo”.

El señor Barrios es ahora miembro del comité del partido.

Nelson Díaz, presidente de 2012 a 2020, recordó haber mantenido a activistas de extrema derecha fuera de una fiesta de Navidad en 2018 “debido a su estatus y reputación de ser agresivos”.

“Nunca supe quién era miembro de ese grupo y quién no”, dijo.

En octubre de 2018, el Sr. Díaz y un par de Proud Boys Estuvieron involucrados en una protesta beligerante en un acto de campaña demócrata en el que participó Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Díaz golpeó una puerta (por lo que luego se disculpó) mientras una multitud alborotada y los Proud Boys gritaban afuera. Díaz y los Proud Boys dijeron que no se conocían ni coordinaban sus acciones.

Después de esa fea escena, el señor Díaz dijo que hizo que los miembros del partido que no habían firmado previamente un juramento de lealtad republicana renunciaran a sus escaños.

Pero las filas del partido siguieron atrayendo a miembros de derecha. Un exmiembro del comité, Christopher Monzon, reconoció que alguna vez fue miembro de la supremacía blanca League of the South. En 2017, fue acusado de usar una bandera confederada. Atacar a las personas que protestaban. Nombres de calles confederadas en Hollywood, Florida. Se declaró culpable de agresión agravada y cumplió libertad condicional.

Monzón, que ahora tiene 26 años y es vicepresidente del Club Republicano de Miami Springs, dijo que había estado en un “camino hacia la desradicalización” y rechazó la ideología racista que había defendido anteriormente. Aun así, cuando se postuló sin éxito para el Concejo Municipal de Hialeah el año pasado, mantuvo algunos vínculos en línea con algunos de sus amigos de la Liga del Sur.

Dijo que los Proud Boys del partido asumieron que los apoyaría debido a sus opiniones pasadas.

“Siempre me han conocido como el radical, así que dijeron: ‘Sí, hombre, vamos a traer a más de nuestra gente aquí’”, dijo.

Los detectives en línea, incluido un grupo llamado Miami Against Fascism, han identificado a miembros del partido que son o parecen ser Proud Boys o están afiliados de alguna manera a la extrema derecha y han registrado su actividad en las redes sociales, revelando conexiones con figuras nacionales y disputas internas, incluido el altercado de Fontainebleau el 22 de abril.

Todo comenzó cuando una mujer que tenía una orden de alejamiento contra el señor Bárcenas se presentó a la cena. También estaba presente el ex novio de la mujer, Nowell Salgueiro, otro miembro del comité, que tenía una orden de alejamiento contra ella.

Los agentes de seguridad escoltaron a la mujer y a su marido hasta la salida, pero una amiga de la mujer y el marido de esta permanecieron allí.

Más tarde esa noche, el marido de la amiga se peleó con Barcenas y Salgueiro. La amiga dijo en documentos judiciales y en una entrevista que cuando salió a pagar al aparcacoches también se enfrentó a Salgueiro, a quien identificó como un Proud Boy. Se negó a hacer comentarios.

En los días siguientes, se presentaron más acusaciones y peticiones en los tribunales. El 27 de abril, un agente de la policía de West Miami le entregó a Salgueiro una orden de alejamiento. Lo encontró en la reunión mensual del Partido Republicano de Miami-Dade.

Gatito Bennett Contribuyó con la investigación.

Fuente