Home Entretenimiento De ícono de Hollywood a adquisición de Skydance, Paramount Pictures entra en...

De ícono de Hollywood a adquisición de Skydance, Paramount Pictures entra en una nueva fase en su histórica historia.

9
0
De ícono de Hollywood a adquisición de Skydance, Paramount Pictures entra en una nueva fase en su histórica historia.
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Según cuenta la leyenda, el icónico logotipo de Paramount Pictures, con su montaña en forma de estrella, nació en 1914 a partir de un simple dibujo en una servilleta del cofundador WW Hodkinson, inspirado en sus recuerdos de infancia de los majestuosos picos de Utah. El nombre de la incipiente empresa, según cuenta la historia, se tomó de un cartel que había en el lateral de un edificio de apartamentos. De unos orígenes tan humildes, el estudio cinematográfico más antiguo de Hollywood acabaría siendo conocido como The Mountain.

En los últimos años, esta otrora gran cumbre ha sufrido una erosión considerable, ya que Paramount se ha quedado atrás de sus rivales de estudio y ha tenido dificultades para adaptarse a la llegada del streaming. Aun así, con un terreno histórico en el corazón de Los Ángeles y un conjunto de franquicias exitosas, entre ellas “Misión: Imposible”, “Transformers” y “Star Trek”, la Montaña sigue siendo una pieza vital de Hollywood que vale miles de millones de dólares, parte de un imperio mediático que también incluye a CBS y cadenas de cable como MTV y Nickelodeon. En una era de creciente consolidación, la pregunta no era tanto si Paramount se vendería sino cuándo y a quién.

Con la recién anunciada adquisición de la sociedad holding de Shari Redstone, National Amusements Inc., por parte de Skydance Media, del descendiente de la empresa tecnológica David Ellison, en un acuerdo de 8.400 millones de dólares, la Montaña pasa a estar bajo una nueva dirección. Ahora, Paramount Pictures se embarcará en el siguiente capítulo de su ilustre historia en un momento de profunda ansiedad existencial e incertidumbre para el negocio del cine en su conjunto.

“Dados los cambios en la industria, queremos fortalecer a Paramount para el futuro y al mismo tiempo asegurar que el contenido siga siendo el rey”, dijo Redstone, presidente de Paramount Global y director ejecutivo de National Amusements, en un comunicado que anunció el acuerdo el domingo. “Nuestra esperanza es que la transacción de Skydance permita el éxito continuo de Paramount en este entorno que cambia rápidamente”.

Para muchos en Hollywood, la adquisición de Skydance supone un alivio, dado que se esperaba que los otros postores del estudio, Sony Pictures Entertainment y Apollo Global Management, recortaran puestos de trabajo y redujeran aún más el grupo de compradores.

Aun así, el futuro de Paramount como estudio cinematográfico sigue siendo incierto. Ellison, que asumirá el cargo de director del estudio, heredará no sólo sus tesoros, sino también sus problemas financieros, que fueron aumentando de forma constante durante los casi 40 años de reinado de la familia Redstone.

El estudio ya ha perdido gran parte de su antiguo brillo, dijo Stephen Galloway, decano del Dodge College of Film and Media Arts de la Universidad Chapman.

“Los Redstone se hicieron cargo de uno de los grandes palacios de la industria y ahora tienen que dejarlo ir porque no podían permitirse mantenerlo”, dijo Galloway. “Es un adiós a los mayordomos, las doncellas, los ayudas de cámara, los choferes y los jardineros. ¿Puede alguien más mantener el palacio en auge? No lo sé. Con suerte, David Ellison tendrá una manera de hacerlo. Pero el negocio del cine en sí no es sostenible”.

El director Alfred Hitchcock en el set del thriller de 1958 “Vértigo”, una de las varias películas que hizo para Paramount Pictures.

(Barón / Getty Images)

A pesar de todos los altibajos y cambios de propiedad que ha sufrido Paramount Pictures a lo largo de los años, su historia sigue inextricablemente ligada a la del propio Hollywood.

Paramount Pictures, cuyos orígenes se remontan a 1912, gracias a la fusión de Famous Players Film Co., de Adolph Zukor, Feature Play Co., de Jesse L. Lasky, y la distribuidora Hodkinson, ayudó a sentar las bases fundamentales del naciente negocio cinematográfico. Su primer gran éxito, el western mudo de Cecil B. DeMille de 1914, “The Squaw Man”, fue uno de los primeros largometrajes filmados en Hollywood. Desde el principio, el estudio se situó a la vanguardia de la innovación tecnológica, ayudando a liderar la transición para salir de la era del cine mudo con la película de la Primera Guerra Mundial de 1927, “Wings”, que se estrenó con una banda sonora sincronizada y efectos de sonido., y posteriormente adoptando los formatos Technicolor y de pantalla ancha.

Durante la época dorada de la industria, Paramount produjo un flujo constante de éxitos y estableció un elenco de estrellas, entre ellas Marlene Dietrich, Gary Cooper y los hermanos Marx. Como marca, Paramount estaba asociada con la clase y el prestigio; de hecho, en la primera ceremonia de los Premios de la Academia en 1929, “Wings” de Paramount se llevó a casa el premio a la mejor película.

En su influyente historia de los fundadores judíos de Hollywood, “Un imperio propio”, el autor Neal Gabler escribió que las películas de Pararamount de los años 20 y 30 “ronroneaban con el suave zumbido de la sofisticación… El estudio se deleitaba en su propia osadía, discriminación, gusto y entusiasmo”.

“He estado en París, Francia, y he estado en París, Paramount”, bromeó una vez el director Ernst Lubitsch, que dirigió una serie de musicales y comedias en el estudio en la década de 1930. “Y, francamente, prefiero París, Paramount”.

En 1948, Paramount sufrió un duro golpe cuando la Corte Suprema falló en contra de los estudios en un caso antimonopolio presentado por el gobierno de Estados Unidos. Junto con sus rivales, Paramount se vio obligada a desprenderse de sus operaciones de cine y a poner fin a la práctica de la integración vertical que le había permitido controlar la producción, la distribución y la exhibición. La decisión, regida por acuerdos conocidos como los Decretos Paramount, prácticamente clavó una estaca en el corazón del antiguo sistema de estudios de Hollywood y perjudicó el negocio de Paramount.

A mediados de los años 60, el estudio, tras ser adquirido por el conglomerado petrolero y manufacturero Gulf + Western, comenzó una recuperación bajo el liderazgo del ex actor Robert Evans. Como Evans escribió en sus memorias, “The Kid Stays in the Picture”, cuando asumió como jefe de producción mundial en 1966, “había ocho estudios importantes en ese momento, y Paramount era el noveno”.

Un hombre besa la mano de otro hombre mientras un tercer hombre en el fondo observa en una escena de "El Padrino."

Salvatore Corsitto, a la izquierda, James Caan y Marlon Brando en “El Padrino” de Francis Ford Coppola.

(Colección Silver Screen / Getty Images)

En una década, Evans había revertido la suerte del estudio y redefinido su imagen con una serie de éxitos críticos y comerciales, entre ellos “El bebé de Rosemary”, “Love Story”, “El Padrino” y “La conversación”. En 1975, en el apogeo de la era Evans, Paramount dominó los Oscar con 43 nominaciones, encabezadas por “Chinatown” y “El Padrino II”, un récord para un solo estudio.

A medida que el fermento creativo de la década de 1970 dio paso a la cultura más corporativa de la década de 1980, Paramount encontró el éxito al aprovechar su serie de televisión “Star Trek” para crear una serie de películas y generar nuevas franquicias a partir de éxitos como “Raiders of the Lost Ark”, “Beverly Hills Cop”, “Friday the 13th” y “Airplane!”.

Bajo el liderazgo de Sherry Lansing, quien se convirtió en la primera mujer en dirigir un estudio importante en 1992, Paramount se inclinó aún más hacia producciones de atractivo general como el éxito de acción de 1996 de Brian De Palma “Misión: Imposible”, que dio inicio a una valiosa franquicia que continúa hasta el día de hoy, y el éxito de taquilla de 1997 de James Cameron “Titanic”, cofinanciado por 20th Century Fox, que se convirtió en la película más taquillera de todos los tiempos, un récord que mantendría durante más de una década.

“En los años 70, Paramount era conocida como la vanguardia de una nueva generación de cineastas, pero Sherry tenía un gusto muy amplio, comercial y convencional”, dijo Galloway, quien escribió una biografía de Lansing en 2017. “Le gustaban los dramas centrados en los personajes como ‘Atracción fatal’, que había producido, y las grandes, audaces y centradas en el público que complacían a la multitud, como ‘Titanic’, ‘Forrest Gump’ y ‘Braveheart’, todas las cuales ganaron premios Oscar”.

En los años siguientes, cuando el panorama de los medios y el entretenimiento comenzó a fragmentarse, Paramount desarrolló una reputación de gestión agresiva de los costos bajo la dirección del director del estudio, Brad Grey, y los señores corporativos de Viacom Inc. de Sumner Redstone, que se hizo cargo del estudio en 1994.

Paramount hizo grandes apuestas en las películas de Michael Bay, Transformers, y en las películas basadas en cómics de Marvel, como Iron Man y Capitán América: El primer vengador, pero, por lo demás, su oferta comenzó a escasear. Si bien la frugalidad ayudó a aumentar los márgenes, también hizo que Paramount fuera menos atractiva para algunos talentos de Hollywood.

Con el tiempo, a medida que el estudio intentaba adaptarse a los hábitos de consumo cambiantes y a un panorama volátil del streaming, Paramount pasó a ser considerado un segundón. El estudio no ha encabezado las listas de taquilla de Estados Unidos desde 2011, cuando recaudó 1.960 millones de dólares en ingresos nacionales, y el servicio de streaming Paramount+ ha tenido dificultades para competir con competidores como Netflix y Disney+.

Una de las estrellas clave de Paramount, Tom Cruise, en una escena del éxito de 1996 "Misión imposible."

Una de las estrellas clave de Paramount, Tom Cruise, en una escena del éxito de 1996 “Misión: Imposible”.

(Murray Close / Paramount Pictures)

Para lograr la adquisición de Paramount por parte de Skydance, Ellison —que ha producido una serie de éxitos de taquilla para el estudio, incluido el éxito de 2022 “Top Gun: Maverick”— presentó a la junta y a los accionistas un plan para pagar la deuda, reestructurar los costos, invertir más en el estudio cinematográfico y aprovechar mejor los datos y los análisis para competir en el mercado del streaming.

Pero a pesar de toda la resiliencia que ha demostrado el estudio a lo largo de sus más de 100 años de existencia, los desafíos que se avecinan son más abrumadores que cualquiera de los que haya enfrentado antes, y es poco probable que la Montaña vuelva a proyectar una sombra tan grande como la que tuvo en el pasado. Con la caída de la recaudación de taquilla de la industria cinematográfica este año en todos los ámbitos, el estudio solo tiene una película en su agenda para este verano, la precuela “A Quiet Place: Day One”, que debutó el mes pasado con una recaudación récord de la franquicia de 53 millones de dólares.

Incluso con el legado de Paramount, el camino para un estudio cinematográfico tradicional se ha vuelto más tenue en la era del streaming.

“Miren a MGM: lo que alguna vez fue uno de los estudios más famosos de Hollywood ahora es parte de Amazon sin ninguna identidad de marca”, dijo Galloway. “Odio decirlo, pero ese podría ser el siguiente paso para Paramount. En algún momento, podría ser el preludio de ser vendida a una corporación mucho más grande porque estas empresas necesitan mucho dinero para competir en el streaming o están perdidas”.

Como dice la famosa estrella del cine mudo en decadencia Norma Desmond en “Sunset Boulevard” de 1950 —una de las muchas joyas de la biblioteca de Paramount— “Son las películas las que se hicieron pequeñas”.

Fuente