Home Medio Ambiente El secreto del reciclaje del plástico: la trazabilidad | Noticias | Eco-Business

El secreto del reciclaje del plástico: la trazabilidad | Noticias | Eco-Business

13
0
El secreto del reciclaje del plástico: la trazabilidad | Noticias | Eco-Business
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

A medida que las empresas de productos envasados ​​luchan por cumplir compromisos de alto perfil para reducir su dependencia del plástico virgen derivado del petróleo y usar más polímeros reciclados en sus productos, aumenta la presión sobre la cadena de valor de los plásticos para demostrar de dónde provienen los materiales que utilizan.

Grandes marcas de consumo como Coca-Cola, Mars y Unilever han Prometido aumentar la cantidad de contenido reciclado que utilizan para fabricar envases de bebidas y botellas de detergente a más de una cuarta parte para 2025. También se espera que la Unión Europea introduzca una ley ese año que obligue a que todas las botellas de bebidas de tereftalato de polietileno (PET) vendidas en la UE contengan un 25 por ciento de contenido reciclado.

Sin embargo, el rastreo del plástico posconsumo hasta su origen ha sido abordado desde numerosos ángulos por diferentes actores en un ecosistema altamente fragmentado, especialmente en los mercados emergentes donde los sistemas de gestión de residuos (si los hay) dependen del sector informal.

Aún persisten desafíos a la hora de rastrear el origen de una botella o bolsita de plástico desechada, y en cambio plantean la pregunta de si el material reciclado realmente ha sido recuperado del medio ambiente y –como afirman las marcas– beneficia a los aproximadamente 20 millones de personas en Asia que se ganan la vida recolectando basura.

Por ejemplo, el bajo precio del petróleo ha tentado a los fabricantes a vender plástico virgen más barato como si fuera 100% postconsumo. También han surgido batallas legales por las afirmaciones de que los desechos plásticos recogidos en playas y vías fluviales y vendidos a marcas se están vertiendo en lugar de reciclarse, mientras que los documentales han desmentido esta afirmación. reclamos fabricados por marcas de alto perfil que afirman que el plástico que utilizan proviene del océano.

Los eslóganes no son suficientes. Las personas que confían en marcas con un propósito determinado quieren ver evidencias.

René Guarin, vicepresidente de Asia Pacífico de Plastic Bank

Cadena de suministro con fugas

Los problemas de transparencia en la cadena de valor del plástico indican la necesidad de un sistema que haga un seguimiento residuos desde su origen hasta el momento en que se reciclan, para que las marcas puedan evitar el lavado de imagen ecológico de sus afirmaciones de sostenibilidad.

Los inversores también deben saber que están invirtiendo en cadenas de suministro responsables que protegen contra el fraude y la doble contabilización, es decir, esfuerzos de cobro que se cuentan numerosas veces en diferentes sistemas, lo que conduce a reclamaciones infladas artificialmente.

Lo ideal sería que la trazabilidad de los residuos plásticos comenzara en el punto de fabricación, utilizando algún tipo de código de barras digital que permanece con el producto durante todo su ciclo de vida, dice Savera Weerasinghe, ex miembro del Grupo de Trabajo Mundial sobre Plásticos del PNUD y consultora sobre circularidad del plástico en Asia Pacífico.

Esto ya se ha probado y la UE planea implementar un “pasaporte del producto” que proporciona datos sobre la materia prima utilizada para hacer que los residuos posconsumo sean más fáciles de reciclar.

Para que un sistema de este tipo funcione, la tecnología debe poder utilizarse en cualquier país donde terminen los desechos plásticos y debe ser accesible para el sector informal de los desechos, y eso requiere normas globales armonizadas, dice borrandolo

Se están proponiendo normas de este tipo en las negociaciones para el tratado de las Naciones Unidas sobre la contaminación plástica, que será el primer tratado jurídicamente vinculante para abordar la contaminación plástica.

“La trazabilidad es fundamental. El problema es cómo ampliarla”, afirma.

Se necesitan normas que aseguren la reciclabilidad de los distintos tipos de plástico en distintas jurisdicciones para ayudar a aumentar la tasa de reciclaje de plásticos, que durante años se ha mantenido en alrededor del 9 por ciento; alrededor del 72 por ciento del plástico termina en vertederos o en el medio ambiente.

¿Demasiadas soluciones?

Ellen Martin, quien lidera los impactos y conocimientos en Circulate Initiative, una organización sin fines de lucro que trabaja para abordar la contaminación plástica en el sur y sudeste de Asia, dice que se necesita un estándar único basado en la ciencia desarrollado por un organismo independiente para construir un sistema de trazabilidad que todos los actores del sistema puedan usar.

Según Martin, el desarrollo de esquemas de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), que responsabilicen a los productores de todo el ciclo de vida de sus productos, puede ayudar a nivelar el campo de juego. Esto se está dando en mercados como la India, donde ha surgido un sistema único de presentación de informes para plásticos reciclados desde que se introdujo la REP en 2016.

Los recicladores informales son responsables de recolectar el 58 por ciento de los residuos plásticos recolectados y reciclados en todo el mundo, por lo que un sistema de trazabilidad exitoso debe integrar a estas personas en su diseño. Con demasiada frecuencia, los esquemas se centran en las necesidades de las grandes marcas y productores y descuidan a los recicladores, afirma Martin.

Su organización dirige un programa llamado Iniciativa de Abastecimiento Responsable que tiene como objetivo mejorar las vidas de más de 50.000 trabajadores informales del sector de residuos en India, Indonesia, Kenia y Vietnam para 2025.

Incorporar a los trabajadores de los residuos a un sistema que implica nuevas tecnologías y protocolos requiere inversión y tiempo, añade Martin, y señala que también es necesario incentivar adecuadamente a los recicladores para que proporcionen datos valiosos sobre los residuos y para que se proteja su privacidad al hacerlo. “El cambio de comportamiento no se produce de la noche a la mañana. La trazabilidad no es solo una cuestión de una herramienta o una norma”, afirma.

Plastic Bank introdujo uno de los primeros sistemas de trazabilidad en la cadena de valor del plástico reciclado. Los recicladores registran las recolecciones que realizan en una plataforma habilitada con blockchain. Imagen: Plastic Bank

Incluidos los trabajadores de residuos

Uno de los primeros sistemas de trazabilidad en el sector del reciclaje de plástico fue establecido por Plastic Bank, una fintech social respaldada por empresas de bienes de consumo como SC Johnson de EE. UU. y Henkel de Alemania, que afirma haber evitado que 129,9 millones de kilogramos de plástico ingresen al océano desde su fundación en 2013.

Cuando un recolector de residuos, al que Plastic Bank denomina miembro de recolección, entrega plástico posconsumo en uno de los puntos de recolección de Plastic Bank, el nombre del miembro de recolección, el peso de su carga y el tipo de plástico recolectado se registran en una plataforma basada en blockchain, y cada transacción se rastrea en tiempo real en un tablero digital y es inmediatamente visible.

Los miembros del programa de recogida reciben una recompensa cuando entregan su plástico en una sucursal de recogida y reciben una bonificación cuando su botín se convierte en pellets de plástico y se reinvierte en la economía circular. Los contribuyentes habituales que entregan volúmenes constantes de plástico tienen derecho a seguros de salud y accidentes, préstamos sin intereses y otros beneficios sociales.

“Nuestra plataforma protegida por blockchain permite la trazabilidad de las recaudaciones, protege los ingresos y verifica los informes”, dice Rene Guarin, vicepresidente de Asia Pacífico de Plastic Bank, quien señala que pocos actores en el sistema tienen la tecnología para hacer una buena trazabilidad, y Plastic Bank se beneficia de ser pionero.

Las empresas pueden comprar el “Plástico Social” de Plastic Bank para usarlo en sus productos o envases o comprar créditos plásticos para compensar su huella de plástico y sumarse a esquemas EPR como en Filipinas, que ha obligado a las grandes empresas a recuperar el 80 por ciento de sus desechos plásticos para 2028.

Banco de plástico Ayuda a las empresas a cumplir con las leyes EPR Al rastrear el volumen de plástico que recogen y recuperan, la empresa también tiene centros de recolección en Indonesia, Tailandia, Brasil, Egipto y Camerún, además de en Filipinas.

Aunque la organización comenzó trabajando con grandes empresas, ahora tiene como objetivo ayudar a más empresas más pequeñas a reducir su huella plástica y demostrar que lo están haciendo, dice Guarin.

“Los eslóganes no son suficientes”, afirma Guarin. “Las personas que creen en las marcas con un propósito determinado quieren ver evidencias. La trazabilidad cumple ese propósito”.

Mientras tanto, los gobiernos deben hacer más para formalizar a los recicladores en Asia, dice Annerieke Douma, directora de programas de The Circulate Initiative, que está trabajando en un sistema de trazabilidad que monitorea los derechos humanos de los trabajadores de residuos.

Cuanto más se reconozca a los trabajadores del sector de los residuos, más fácil será protegerlos. Pero los sistemas de trazabilidad deben proteger la privacidad de los datos y también deben ser pagados, y es probable que las marcas, los financiadores institucionales y la filantropía paguen la factura, afirma Douma.

“Las empresas que producen y utilizan plástico tienen la responsabilidad de remediar los derechos humanos en la cadena de valor. Una vez que podamos ofrecer más transparencia, se destinará más financiación al sector del reciclaje”, afirma.

Fuente