Home Noticias En el campo francés, la movilización nacional de extrema derecha ha cobrado...

En el campo francés, la movilización nacional de extrema derecha ha cobrado impulso

6
0
En el campo francés, la movilización nacional de extrema derecha ha cobrado impulso
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

El mes pasado, Sophie-Laurence Roy, una abogada conservadora parisina con raíces en Borgoña, decidió cruzar la línea divisoria política que definió a la Francia de posguerra y dedicarse a un movimiento político nacionalista de extrema derecha que parece dispuesto a dominar las elecciones parlamentarias del domingo.

“Me di cuenta de que me reprocharía el resto de mi vida si no ofrecía mis servicios al gran movimiento de cambio que es el Agrupamiento Nacional”, dijo mientras comía una salchicha de tripas de cerdo en un café de Chablis, la ciudad del norte de Borgoña conocida por su buen vino blanco. “Era ahora o nunca”.

Así, el 9 de junio, Roy, de 68 años, abandonó a su antigua familia política de centroderecha, los Republicanos, que remontan sus creencias al héroe de guerra Charles de Gaulle, para apoyar al partido de extrema derecha de Marine Le Pen, cuyas raíces cuasi fascistas se encuentran en el régimen colaboracionista de Vichy contra el cual De Gaulle luchó para liberar a Francia.

¿Cómo podría cruzar semejante abismo? “Mi problema no es el pasado, es el mañana”, dijo Roy, que ahora es candidata aliada de la Agrupación Nacional en el distrito más grande del Yonne, que incluye a Chablis. “La gente está sufriendo”.

El fin de semana pasado, unos 9,3 millones de personas votaron por Agrupación Nacional en la primera vuelta de las elecciones, más del doble de los 4,2 millones que votaron en la primera vuelta de las elecciones parlamentarias de 2022. Repartidos por la mayoría de las regiones de Francia, entre ellos había trabajadores y jubilados, jóvenes y ancianos, mujeres y hombres. Cansados ​​del statu quo, se unieron para apostar por el cambio.

Ahora, el partido de Le Pen —que ha suavizado su imagen y su mensaje, pero ha conservado un credo central antiinmigrante y euroescéptico— parece encaminado a convertirse en el más grande de Francia después de la segunda vuelta de votación, aunque ahora parece poco probable que logre una mayoría absoluta.

Decir que ha caído el tabú contra el voto a la extrema derecha no es suficiente: se ha desintegrado en una ola de apoyo al Agrupamiento Nacional.

Como consecuencia de ello, la tensión ha aumentado en todo el país. El Ministerio del Interior ha anunciado que el domingo se desplegarán 30.000 agentes de policía “para prevenir el riesgo de desórdenes”.

Los habitantes de esta región escasamente poblada de Francia (el distrito de Yonne, en el noroeste de Borgoña, tiene sólo unos 335.000 habitantes) describen lo que está sucediendo en su comunidad como “desertificación”, con lo que quieren decir un vaciamiento de los servicios y de sus vidas.

Las escuelas cierran, las estaciones de tren cierran, las oficinas de correos cierran, los médicos y dentistas se van, los cafés y las pequeñas tiendas de conveniencia cierran, acosadas por las grandes superficies. La gente necesita ir más lejos para conseguir servicios, trabajo y comida. Muchos viajan en sus viejos coches, pero las autoridades les animan a cambiar a coches eléctricos, cuyo precio supera con creces sus posibilidades.

Al mismo tiempo, desde la guerra en Ucrania, las facturas de gas y electricidad se han disparado, lo que llevó a algunos a apagar la calefacción el invierno pasado. Se sienten invisibles y apenas logran sobrevivir; y en sus televisores ven al presidente Emmanuel Macron explicando la importancia crítica de políticas tan abstractas como la “autonomía estratégica” europea. No es asunto suyo.

Aparece el Agrupamiento Nacional, diciendo que su foco está en la gente, no en las ideas, en el poder adquisitivo de la gente por encima de todo.

“Mi partido está arraigado en este territorio y no pretende, como nuestro presidente, dar lecciones de moral al mundo entero”, afirmó Roy.

No siempre es fácil comprender el malestar generalizado. Las hermosas colinas onduladas del Yonne, las hileras de viñas de Chablis en la escarpadura sobre el río Serein y los campos dorados de trigo bajo la luz del sol de la tarde no sugieren agitación. Sin embargo, el descontento se está gestando en suelo francés más de lo que parece.

En la plaza principal de Chablis, como en la mayoría de las ciudades y pueblos franceses, se alza un monumento a las víctimas de la guerra. “Chablis a sus gloriosos muertos”, reza la inscripción sobre una lista de 13 muertos en la guerra de 1870-71 con Alemania, 76 muertos en la Primera Guerra Mundial, cuatro muertos en la Segunda Guerra Mundial, dos muertos en la guerra de Indochina y un muerto en la guerra de Argelia.

Sobre el monumento ondea la bandera francesa y la bandera azul y dorada de la Unión Europea, símbolo del compromiso de poner fin a la guerra mediante la integración europea, el proceso que eliminó las fronteras y dio a Francia su marco ideológico y su fundamento moral a partir de 1945.

Ese marco y esa base ahora son inestables.

El Agrupamiento Nacional quiere devolver el poder a la nación. Quiere reforzar las fronteras internas abiertas de la Unión Europea para frenar la migración. Está dispuesto a mitificar la grandeza nacional, en un tono más discreto que los mercaderes de la histeria del siglo XX que sumieron al continente en la guerra, pero con la misma intención vertiginosa de identificar chivos expiatorios.

El terreno es fértil para este tipo de llamamientos. “Nuestra Francia natal tiene la sensación de haber sido olvidada”, dijo André Villiers, un centrista aliado del partido de Macron y oponente de Roy en la segunda vuelta del domingo. “Lo que se ve aquí en el auge de la Agrupación Nacional es ira y alienación”.

El señor Villiers, de 69 años, actual presidente y diputado de la Asamblea Nacional desde 2017, estaba sentado en un café de la hermosa ciudad de Vézelay, a unos 50 kilómetros al sur de Chablis.

Cerca de allí se encontraba la abadía de Vézelay, de 1.000 años de antigüedad, que según se dice contiene reliquias de María Magdalena. Desde hace mucho tiempo es un importante lugar de peregrinación asociado con milagros. Villiers podría necesitar una, dados los resultados de la primera vuelta de las elecciones en su distrito.

“Macron está en su punto más bajo”, dijo. “La gente quiere que se vaya, ya pasó página y eso no ayuda”.

En la primera vuelta de las votaciones, Villiers obtuvo el 29,3 por ciento de los votos frente al 44,5 por ciento de Roy. El candidato de izquierdas, que ya se retiró y pidió a sus partidarios que utilizaran sus votos para impedir una victoria de la Agrupación Nacional, obtuvo el 19,5 por ciento. Roy es la favorita, aunque es probable que el resultado sea ajustado.

En Avallon, cerca de Vézelay, me encontré con Pascal Tissier, de 64 años, que se jubiló recientemente tras trabajar como viajante de comercio. Votó por Villiers en la primera vuelta, “pero ahora tengo la tentación de votar por la Agrupación Nacional, porque está sucediendo algo que se viene calentando desde hace mucho tiempo”.

“¿Qué?” pregunté.

“Hace unos meses que apagué la calefacción de mi casa porque la factura se había vuelto imposible de pagar”, explica. “Se han eliminado los servicios de autobús. Tengo que viajar 45 minutos hasta Tonnerre porque la oficina de Hacienda ha cerrado. Es muy sencillo: la gente se siente menospreciada por Macron”.

La vida se ha vuelto más difícil en otros aspectos. Su padre tiene 90 años y vive solo en Rouvray, a 20 kilómetros de distancia. Cada dos días, el señor Tissier le lleva comida, porque la única tienda de alimentación que quedaba cerca de su padre cerró hace unos meses. El médico local se jubiló este año.

“El gobierno no presta atención a todo esto”, dijo Tissier. “Es extraño”.

En este vacío, en todo el país, intervino el Agrupamiento Nacional. El partido dice haberse deshecho de su pasado xenófobo e intolerante, pero de vez en cuando, incluso en el Yonne, los viejos tropos resurgen, como el brazo enguantado del Dr. Strangelove.

La semana pasada, Daniel Grenon, actual presidente y candidato de la Agrupación Nacional en otra circunscripción de Yonne, declaró que “los norteafricanos no tienen cabida en los altos cargos”. Al parecer, se refería a los ciudadanos franceses de ascendencia norteafricana o de doble nacionalidad. El secretario del Partido Socialista de Yonne lo demandó inmediatamente por incitación al odio y la discriminación.

Jordan Bardella, el joven de 28 años que lidera el Agrupamiento Nacional en la campaña electoral y que ha tratado de distanciar al partido de los prejuicios manifiestos, dijo en una entrevista televisiva que la declaración de Grenon era “abyecta”. Cuando se le preguntó si seguiría apoyando al candidato, Bardella dijo que Grenon, si era reelegido, ya no ocuparía un escaño con el grupo del Agrupamiento Nacional en la Asamblea Nacional.

Otro diputado y candidato de Agrupación Nacional, Roger Chudeau, enfureció a Le Pen la semana pasada al decir que una ex ministra de Educación, Najat Vallaud-Belkacem, de doble nacionalidad francesa y marroquí, había “destruido la escuela secundaria” y que los puestos ministeriales deberían estar en manos de “gente franco-francesa, y eso es definitivo”.

“Estoy sorprendida por nuestro colega Chudeau”, dijo Le Pen. Sin embargo, la supuesta dilución de la identidad francesa por parte de los inmigrantes sigue siendo el núcleo del mensaje de su partido.

El señor Villiers cree que la amenaza que supone el Agrupamiento Nacional para la República sigue siendo real. “La mecha que nos separa de la bomba es corta”, dijo. “Sabemos cómo empieza y cómo acaba esto. Lucharé hasta el final”.

Calificó el salto de Roy del Partido Republicano al Rally Nacional como “un grave abandono moral”.

En Chablis, una ciudad de productores de vino que dependen de las exportaciones para gran parte de sus ingresos, el mensaje ascendente del Rally Nacional preocupa a algunos. “Cerrar las fronteras no nos conviene”, dijo Damien Leclerc, director general de una gran cooperativa vinícola, La Chablisienne. El año pasado, el 62 por ciento de sus 67 millones de dólares en ventas provino de exportaciones.

Los productores de vino también dependen del mundo exterior de otras maneras. “Necesitamos trabajadores inmigrantes para todo el trabajo manual”, dijo Leclerc. “Los necesitamos para desmalezar, podar las viñas, enrejarlas, trabajos que los franceses por lo general no quieren hacer”.

Ridial Diamé, un trabajador senegalés de 38 años, estaba a punto de hacer una pausa para almorzar cuando lo encontré en los viñedos de Chablis, en una ladera empinada. Era mediodía; había empezado a trabajar temprano por la mañana, principalmente desmalezando en una finca llamada Domaine Goulley, donde no se utilizan productos químicos. Es musulmán, tiene esposa y dos hijos en Senegal, trabajó anteriormente en España y ahora tiene un contrato temporal en Chablis.

“Es un trabajo bastante bueno”, dijo. “Trabajo 35 horas a la semana por unos 13 dólares la hora; tenemos tres días libres. Me quedo tanto como pueda”.

¿Qué pensaba de las políticas antiinmigrantes del Agrupamiento Nacional?

“Es muy gracioso”, dijo. “Los franceses no quieren hacer estos trabajos, así que los hacemos nosotros. ¡Y luego dicen que no nos quieren!”

Fuente