Home Noticias Jane McAlevey, una fuerza impulsora del movimiento obrero, muere a los 59...

Jane McAlevey, una fuerza impulsora del movimiento obrero, muere a los 59 años

7
0
Jane McAlevey, una fuerza impulsora del movimiento obrero, muere a los 59 años
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

El consejo de Jane McAlevey a los sindicatos de todo el mundo fue tan simple como transformador: los trabajadores deben tomar la iniciativa.

El destacado organizador laboral, autor y investigador principal de políticas en el Centro Laboral de UC Berkeley murió el domingo de cáncer de mieloma múltiple.

Los sindicatos locales del sur de California que representan a los trabajadores de supermercados le dan crédito a McAlevey, quien consultó y trabajó para varios grupos laborales a lo largo de los años, por cambiar fundamentalmente la forma en que operan, incluso en la mesa de negociaciones, donde ahora los trabajadores son los que se enfrentan cara a cara con los negociadores corporativos.

“De alguna manera, esto cambió la forma en que hacemos todo”, dijo Kathy Finn, presidenta del sindicato United Food and Commercial Workers Local 770. “Ella cambió mi forma de ver el movimiento laboral”.

Finn dijo que las secciones de la UFCW a veces se manejan “de manera muy verticalista, donde el presidente piensa que es la persona más inteligente de la sala”. Pero McAlevey enseñó que sólo los trabajadores pueden comprender verdaderamente sus circunstancias, dijo Finn, y que ellos son las personas que mejor pueden empoderar a sus colegas para presionar por mejores contratos.

Norma Leiva, quien ha trabajado en un Food 4 Less en Panorama City durante más de 30 años, dijo que la diferencia en su sindicato local ha sido marcada y los cambios se han extendido rápidamente a otros sindicatos locales de la UFCW que representan a los trabajadores de supermercados del sur de California.

“Se estaban haciendo tratos y los miembros no tenían idea de lo que estaba pasando. Ahora, estamos involucrados desde el primer día. Estamos ahí, en el centro de todo”, dijo Leiva.

Leiva recordó haber participado en uno de los talleres en línea de McAlevey durante la pandemia, en el que McAlevey ofreció consejos sobre cómo los empleados podían involucrar a sus compañeros de trabajo en cuestiones laborales.

“Nos decía que hay que poder escuchar a la gente, escuchar sus historias, sus luchas, sus preocupaciones. Así es como podemos entenderlos y unirnos. Nos mostró cómo generar poder. Las grandes corporaciones no van a poder definir lo que podemos hacer si nos unimos y tenemos una voz unida”.

Dirigiéndose a una sala llena de organizadores sindicales, miembros de base y otras personas reunidas en la oficina del UFCW Local 770 en el centro de Los Ángeles el verano pasado, McAlevey habló con entusiasmo sobre un frenesí de acciones laborales en Los Ángeles que se habían ganado el título de “verano laboral caliente” y reprendió a los sindicatos que participan en negociaciones a puertas cerradas.

“Comprométanse con la transparencia”, dijo en el evento, que estuvo vinculado al lanzamiento de lo que sería su último libro, “Rules to Win By: Power and Participation in Union Negotiations”, que escribió en coautoría con la abogada laboral de Seattle Abby Lawlor.

En el libro, McAlevey y Lawlor abogaron por lo que describieron como un modelo de organización más democrático y transparente. Citaron como ejemplos a los trabajadores de hoteles de Boston, a los educadores de Nueva Jersey, a las enfermeras de la zona rural de Massachusetts y a los trabajadores de hospitales de Alemania, entre otros. (También escribieron favorablemente sobre el trabajo sindical de los periodistas del Times.)

“Las corporaciones no están pagando la parte que les corresponde”, dijo a The Times en una entrevista en ese momento. “Hay muchísimo dinero en un estado con tantos multimillonarios como California, y si contribuyeran de manera adecuada, tendríamos mucha más justicia en esta ciudad y en todo el estado”.

McAlevey creció en una familia políticamente activa. Se inició en la organización de organizaciones cuando asistió a la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo. Allí, protestó contra el aumento de las matrículas, pasó a liderar la asociación de estudiantes de 64 campus del sistema universitario estatal y presionó por la desinversión en la Sudáfrica del apartheid. En 1985, fue encarcelada durante 10 días después de ayudar a cientos de estudiantes a ocupar un edificio de la SUNY en relación con el movimiento de desinversión. le dijo al New York Times.

McAlevey finalmente abandonó la universidad y pasó una década en el movimiento de justicia ambiental antes de unirse al gigante laboral AFL-CIO, donde ayudó a organizar a trabajadores de hogares de ancianos, taxistas, conserjes y empleados municipales en Connecticut.

Viajaba con frecuencia y trabajaba para varios sindicatos que a menudo se veían enzarzados en peleas contractuales. Cuando no estaba de viaje, dividía su tiempo entre la ciudad de Nueva York y el área de la Bahía, donde tenía una cabaña en Muir Beach, según le dijo a The Times en una entrevista el verano pasado. Allí murió el domingo.

McAlevey había estado luchando contra el cáncer desde 2021 y hecho público En el otoño pasado, sufrió una enfermedad terminal. En una carta a sus amigos, familiares y colegas, en abril, escribió que había ingresado en un centro de cuidados paliativos y que guardaba en su memoria las palabras de la activista y escritora Audre Lorde: “Soy deliberada y no le temo a nada”.

Fuente