Home Medio Ambiente La agenda verde no está presente en la alianza “sin límites” entre...

La agenda verde no está presente en la alianza “sin límites” entre China y Rusia | Noticias | Eco-Business

11
0
La agenda verde no está presente en la alianza “sin límites” entre China y Rusia | Noticias | Eco-Business
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

En mayo, el presidente ruso, Vladimir Putin, realizó la primera visita oficial a China de su nuevo mandato. declaración conjunta A continuación se anunció una “nueva era” en las relaciones chino-rusas y se conmemoró el 75º aniversario de los lazos diplomáticos.

Este documento subrayó la profundización de la asociación “sin límites” entre las dos naciones, Anunciado durante la visita de Estado de Putin en febrero de 2022, y cimentada por los intereses económicos y la desconfianza mutua hacia Occidente, especialmente tras la invasión rusa de Ucrania.

Notablemente, en la declaración conjunta no se incluyó la agenda verde, que incluye el desarrollo de energías limpias y otras medidas climáticas. Esta omisión llama la atención en un momento en que China coloca estratégicamente las cuestiones verdes en el primer plano de su diplomacia.

Las referencias de la declaración al cambio climático son tibias, y se pone énfasis en las “responsabilidades comunes pero diferenciadas” de las naciones hacia la acción climática en el marco de la convención climática de la ONU y el Acuerdo de París.

La única mención directa de la “transformación verde” fue en el contexto de la región Asia-Pacífico y careció de propuestas sustanciales.

Además, la declaración conjunta contiene la oposición de ambas partes a vincular las cuestiones climáticas con las amenazas a la paz y la seguridad internacionales, lo que indica una falta de seriedad a la hora de afrontar los riesgos climáticos. Las referencias a las energías renovables fueron escasas y se formularon en un lenguaje vago sobre la profundización de la cooperación.

En cambio, la gira europea del presidente Xi Jinping ese mismo mes, que incluyó visitas a Hungría, Serbia y Francia, mostró la diplomacia verde de China y condujo a avances importantes. El principal fabricante de automóviles chino, BYD, inauguró su primero Fábrica europea de vehículos eléctricos en Hungría. Había una 2.100 millones de dólares estadounidenses Inversión en el sector de energía renovable de Serbia. Y el desarrollo verde fue uno de los 18 acuerdos de cooperación firmado entre China y Francia.

La acción climática, en particular a través de iniciativas centradas en la tecnología verde, es cada vez más importante para la ofensiva diplomática global de China. Pero cuando se trata de Rusia, la acción climática podría ser el eslabón más débil de una supuesta relación sin límites. ¿Por qué está sucediendo esto y cuáles son las implicaciones?

Unión de hidrocarburos

Una interpretación convincente del escaso enfoque climático en la declaración conjunta chino-rusa es que las cuestiones ambientales están subordinadas al imperativo estratégico de contrarrestar la influencia estadounidense. El documento enfatiza los “intereses fundamentales” (El hombre que se está muriendo, gēn běn lì yì) del pueblo chino y ruso.

La alianza está profundamente arraigada en la desconfianza mutua hacia el poder estadounidense, en intereses materiales compartidos en el comercio de combustibles fósiles y tecnología militar y en ideales respecto de los méritos de los regímenes políticos autoritarios que persiguen planes de desarrollo dirigidos por el Estado.

Uno de los “intereses fundamentales” de China y Rusia es el comercio de hidrocarburos (petróleo crudo, carbón y gas natural), que ha aportado seguridad económica a Rusia y seguridad energética a China. Las repercusiones políticas de la invasión de Ucrania han afectado gravemente a Rusia. impactado El mercado energético tradicional de Rusia en Europa.

Los suministros de gas y petróleo por gasoducto han disminuido más del 80 por ciento, mientras que las exportaciones de carbón prácticamente han cesado tras la prohibición de la UE de comprar carbón ruso nuevo. Gazprom, la compañía de gas propiedad del Kremlin, vio caer sus suministros de gas natural a Europa en un 10 por ciento. 55,6 por ciento en 2023, lo que supondrá un importante retroceso financiero de casi 7.000 millones de dólares.

Rusia recurrió a otros mercados para remediar la pérdida de ingresos. El comercio chino-ruso aumentó hasta alcanzar un nuevo récord 240 mil millones de dólares en 2023, impulsado por el aumento de la ingesta de hidrocarburos rusos por parte de China. China recibió un aumento de un tercio en los envíos de petróleo crudo ruso entre 2021 y 2023, mientras que las exportaciones de GNL y carbón casi se duplicaron durante ese mismo período. En 2023, Rusia superó Arabia Saudita se convertirá en la mayor fuente de importaciones de petróleo chino.

Ningún lavado de imagen puede ocultar el hecho de que China y Rusia mantienen un comercio sustancial de combustibles fósiles. Se podría explicar la ausencia de ambición climática en la declaración conjunta de May como parte de los esfuerzos de China por aumentar su seguridad energética mediante la importación de combustibles fósiles rusos baratos.

Compromiso climático desparejo

La falta de consideraciones climáticas también pone de relieve las posiciones y el liderazgo divergentes en cuestiones ambientales, cambio climático y objetivos de descarbonización. En 2019, Putin siguió afirmar que “nadie sabe la verdadera causa del cambio climático” y que determinar cómo lo afecta la actividad humana es “muy difícil, si no imposible”.

Peor aún, en 2023 actualizar De su doctrina climática de 2009, el Kremlin eliminó el texto que afirmaba que la actividad humana está “principalmente asociada” con las emisiones “de la combustión de combustibles fósiles”. Dado que los combustibles fósiles son fundamentales para su estrategia energética, los objetivos de energía renovable de Rusia y su participación actual caen por debajo del 5 por cientoEsto socava el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París de no aumentar el nivel de las emisiones de 1,5 °C.

Por el contrario, China, si bien es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, se ha convertido en un líder en tecnología verde. Por ejemplo, el país está detrás Más del 80 por ciento de la cadena de suministro global de equipos solares.

La entusiasta adopción por parte del presidente Xi de la “civilización ecológica” en 2017 sentó las bases para los objetivos de “carbono dual” de China, que apuntan a alcanzar su pico máximo de carbono en 2030 y la neutralidad antes de 2060. Pronósticos Las emisiones de CO2 de China se reducirán en 2024, impulsadas por un crecimiento sustancial de las instalaciones de energía con bajas emisiones de carbono. Por primera vez, las fuentes de energía no fósiles superado 50 por ciento de la capacidad total de generación de electricidad de China en 2023.

El lema de Xi, “las montañas verdes son montañas de oro y montañas de plata”, ejemplifica el enfoque dual de proteger el medio ambiente y promover el desarrollo económico. Beijing, a diferencia de Moscú, ha logrado hacer de la energía renovable un pilar de su economía, habiendo establecido un sólido sector industrial de bajo carbono. Con las industrias de energía limpia contribuyendo 40 por ciento del crecimiento del PIB de China en 2023, surgieron como el principal motor de la expansión económica del país.

En lo que respecta al ejercicio del liderazgo global, China y Estados Unidos crearon un nuevo marco para sus compromisos climáticos con el Acuerdo de París de 2023. Declaración de Sunnylands. Fue dicho haber permitido la adopción de la conferencia climática de la ONU COP28El discurso final de Putin fue “una transición que nos aleje de los combustibles fósiles”. Mientras la COP28 se desarrollaba en los Emiratos Árabes Unidos, Putin llegó allí para fortalecer la cooperación de la OPEP+ y seguir discutiendo sobre comercio y petróleo. El contraste fue sorprendente.

Transición separada

La falta de una agenda verde podría socavar las relaciones chino-rusas a mediano plazo. La infraestructura de energía renovable de China reducirá su dependencia de los suministros energéticos rusos, poniendo en riesgo las relaciones comerciales de hidrocarburos entre ambos países.

Aunque la demanda de petróleo y gas de China ha crecido de manera constante durante las últimas décadas, la Agencia Internacional de Energía Perspectivas energéticas mundiales 2023 Se ha descubierto que el uso de combustibles fósiles en China alcanzará su punto máximo en 2024 antes de entrar en un lento declive estructural. El muy esperado gasoducto Power of Siberia 2 de Putin transportará 50 mil millones metros cúbicos de gas natural al año desde Rusia a China.

El proyecto compensaría casi la mitad de la disminución de las exportaciones de gas por gasoducto ruso a la UE entre 2021 y 2023, pero fue desairado El silencio calculado de Pekín sobre el gasoducto propuesto tiene casi con certeza la intención de lograr un mejor acuerdo sobre el precio y el control de la cadena de suministro con un Moscú impaciente.

Sin embargo, el crecimiento continuo de la tecnología limpia, incluidas las baterías, reducirá la dependencia de China de los combustibles fósiles de Rusia. El rápido desarrollo de las baterías en China mejorará el almacenamiento de energía en la red, aliviando el problema de la reducción (o desperdicio) de la energía renovable.

La tecnología avanzada de baterías también conducirá a vehículos eléctricos más duraderos y a un mayor uso de vehículos de nueva energía, lo que reducirá el consumo de petróleo crudo para los automóviles de pasajeros. Además, la ambición de China de expandir su huella renovable a países vecinos, como Mongoliadonde se construirá y desarrollará el proyecto Power of Siberia 2, podría convertirse en un punto sensible en las relaciones chino-rusas.

A pesar de la escasa participación de Rusia en energías renovables y del naciente mercado del carbono, existe margen para la colaboración en materia de energía de hidrógeno, aprovechando las reservas de gas natural de Rusia. Un proyecto de hidrógeno azul en la isla de Sakhalin, en el este de Rusia, está en marcha. cortejando Inversión china, tras haber cerrado un acuerdo con un proveedor chino de equipos energéticos para la exportación de tecnología e hidrógeno a China. Sin embargo, a medida que China aumenta su capacidad nacional de hidrógeno, el alcance de su entusiasmo por la cooperación sigue siendo incierto.

Otra fuente de energía limpia es la energía nuclear, que representa más del 80% de la energía total. 19 por ciento de la generación eléctrica de Rusia. Putin mencionó el sector durante la visita, pero no apareció en la declaración conjunta.

El año pasado, China y Rusia firmaron un acuerdo para profundizar su cooperación en energía nuclear, especialmente en el desarrollo de reactores rápidos y la producción de combustible de uranio y plutonio. De acuerdo a Según el Instituto de Estudios Aeroespaciales de China, “la energía nuclear es un área poco común en la que Rusia continúa desempeñando un papel más importante”.

No cabe duda de que la amistad “sin límites” entre Rusia y China tiene raíces profundas en la geopolítica, la estrategia política y el comercio de hidrocarburos, pero las diferentes posturas de ambos países respecto del cambio climático y la brecha resultante en su asociación constituyen una debilidad y una limitación potenciales para la relación.

Este artículo fue publicado originalmente en Diálogo Tierra bajo una licencia Creative Commons.

Fuente