Home Noticias Los mejores y peores vicepresidentes de Estados Unidos según los expertos

Los mejores y peores vicepresidentes de Estados Unidos según los expertos

6
0
Los mejores y peores vicepresidentes de Estados Unidos según los expertos
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

La campaña para ser el compañero de fórmula de Donald Trump se ha desarrollado de una manera inusualmente pública, incluyendo un desfile de posibles vicepresidentes que asistieron al juicio en Nueva York que condujo a su histórica condena penal. Aunque Trump ha sugerido que podría no nombrar a un compañero de fórmula hasta la convención republicana de este mes, no han faltado las lecturas de opiniones por parte de periodistas y expertos: ¿Qué candidato tuvo una mala recepción por parte de los medios conservadores? ¿Quién compartió una comida con la ex primera familia? ¿Quién defendió a Trump con más vigor contra el despreciado juez o fiscal del momento?

Puede que a muchos comentaristas no les interese tanto cuál de los candidatos a la vicepresidencia sería el mejor candidato, pero esa es la pregunta que más nos interesa y la más importante para el país.

Por eso, cuando realizamos nuestro más reciente Proyecto de Grandeza Presidencial En una encuesta realizada a académicos, pedimos a los expertos que evaluaran tanto a los vicepresidentes como a los presidentes. Las clasificaciones resultantes —que abarcaron desde John Nance “Cactus Jack” Garner, el primer vicepresidente de Franklin D. Roosevelt, hasta Kamala Harris— son intrigantes.

Al Gore encabezó la lista como el mejor vicepresidente moderno, seguido de cerca por Joe Biden, quien también ingresó recientemente a la clasificación presidencial en el tercio superiorLyndon B. Johnson (Kennedy), George HW Bush (Reagan) y Walter Mondale (Carter) completaron el resto de los cinco primeros.

El vicepresidente de Nixon, Spiro Agnew —que renunció a su cargo tras un escándalo de sobornos— quedó en último lugar, seguido de Dan Quayle (George HW Bush), Henry Wallace (FDR), Garner y Alben Barkley (Truman) por los últimos cinco puestos.

Harris y Mike Pence —que ocuparon el cargo durante el mandato del último presidente en la lista, Trump— se ubicaron en la mitad inferior de la lista de vicepresidentes, en los puestos 11 y 13 de 18, respectivamente. Las bajas clasificaciones de la actual vicepresidenta y su predecesora reflejan la opinión de los expertos de que no fueron socios particularmente activos en sus administraciones.

Esto supone un cambio con respecto a la vieja creencia convencional sobre el papel de los vicepresidentes, que se reducía a servir como un activo electoral marginal (por ejemplo, al representar a un estado o distrito electoral clave) y, en esencia, mantener el pulso. Históricamente, los vicepresidentes eran como los linieros ofensivos del fútbol americano: si sus nombres aparecían en las noticias, probablemente no era bueno.

La grandeza de los vicepresidentes modernos según su rango (1933-presente)

De arriba a abajo, de izquierda a derecha: los vicepresidentes Lyndon B. Johnson, Harry S. Truman, Dan Quayle, Gerald Ford, Al Gore, Kamala Harris, Mike Pence, Spiro Agnew, Joe Biden, George HW Bush, Dick Cheney, John Nance Garner.

Pero la vicepresidencia ha cobrado una importancia espectacular en las últimas décadas. La infame comparación que hizo Garner de este cargo con un balde de “escupitajo” tibio (por decirlo delicadamente) puede haber sido acertada cuando ocupaba el cargo bajo el gobierno de FDR, pero los vicepresidentes modernos pueden ser socios de los presidentes en la formulación de políticas. Hoy, los vicepresidentes exitosos brindan asesoramiento, trabajan con el Congreso y transmiten el mensaje del presidente.

Más allá de las clasificaciones generales, pudimos evaluar a nuestros vicepresidentes más recientes (desde Mondale) en función de varias dimensiones de la vicepresidencia contemporánea. Estas dimensiones subrayan aún más el componente de socio de políticas de la institución.

Por ejemplo, además de ser considerado el mejor vicepresidente moderno, Gore encabezó su campo como asesor de políticas, lo que refleja proyectos como su iniciativa de “reinventar el gobierno” para reducir la burocracia y hacer que el gobierno sea menos costoso y más eficiente. Biden obtuvo una alta puntuación en las relaciones con el Congreso, en gran medida por su “gran… asunto” papel en ayudar a convertir la Ley de Atención Médica Asequible en ley. Dick Cheney, que no recibió una calificación alta en general, fue visto sin embargo como un importante asesor de políticas del presidente George W. Bush.

El presidente Biden coloca la Medalla Presidencial de la Libertad alrededor del cuello del ex vicepresidente Al Gore.

¿El mejor vicepresidente de la historia? Joe Biden y Al Gore (el primero aparece aquí entregándole la Medalla Presidencial de la Libertad al segundo) ocuparon ambos puestos altos en la evaluación que hizo un panel de expertos sobre los últimos 18 vicepresidentes de nuestro país.

(Alex Brandon/Associated Press)

Cuando les pedimos a nuestros encuestados que nos dieran sus propias definiciones de la grandeza de un vicepresidente, recibimos una amplia gama de respuestas, pero varios conceptos y temas se repitieron de manera constante. Las palabras que aparecieron con mayor frecuencia en estas definiciones fueron “política”, “eficacia”, “apoyo”, “cargo” y “agenda”, todas ellas relacionadas típicamente con la política de la Casa Blanca más que con la política electoral.

Esto coincide con las respuestas a otra pregunta que formulamos sobre las características más importantes en un vicepresidente. Los encuestados indicaron que la capacidad de actuar como asesor de políticas o representante presidencial era mucho más importante que el enfoque convencional en la política electoral.

Muchos de los posibles compañeros de fórmula que Trump está considerando tienen al menos la experiencia necesaria para convertirse en vicepresidentes exitosos. Gobernadores como Ron DeSantis de Florida y Doug Burgum de Dakota del Norte tienen experiencia ejecutiva, al igual que Kristi Noem de Dakota del Sur, que parece estar en caída libre, y la némesis de Trump en la temporada de primarias, la exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley. Los senadores Tim Scott de Carolina del Sur, JD Vance de Ohio o Marco Rubio de Florida podrían servir como puente hacia el Congreso. Cualquiera de ellos podría tener las características de un socio político eficaz en la Casa Blanca si se le da la oportunidad y la inclinación, lo cual no es algo seguro considerando el destino de la vicepresidencia de Pence.

Es una lástima, porque este año es especialmente importante contar con un compañero de fórmula que pueda aportar estabilidad y desempeñarse de manera competente. Dada la avanzada edad de ambos candidatos, así como la posibilidad de que los problemas legales de Trump lo persigan en un segundo mandato, hay una mayor probabilidad de lo habitual de que cualquiera de los dos candidatos se convierta en presidente.

No existe el Monte Rushmore para los vicepresidentes, pero si lo hubiera, nuestra encuesta de expertos sugiere que estaría determinado por asociaciones de gobierno productivas, más que por un equilibrio de candidatos políticos. En un año de amplia insatisfacción pública con los candidatos presidenciales y de una conciencia clara de sus defectos, muchos votantes bien podrían buscar ese potencial en los compañeros de fórmula.

Justin Vaughn es profesor asociado de ciencias políticas en la Coastal Carolina University. Brandon Rottinghaus es profesor de ciencias políticas en la University of Houston.

Fuente