Home Noticias Los presuntos asesinos de una turista neozelandesa permanecerán en prisión sin derecho...

Los presuntos asesinos de una turista neozelandesa permanecerán en prisión sin derecho a fianza

6
0
Los presuntos asesinos de una turista neozelandesa permanecerán en prisión sin derecho a fianza
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Tres hombres acusados ​​del asesinato de una mujer neozelandesa de 68 años que fue arrastrada hasta la muerte durante un intento de robo en el centro comercial Fashion Island de Newport Beach comparecieron el miércoles ante un tribunal de Santa Ana y se les ordenó permanecer detenidos sin derecho a fianza.

Los fiscales acusaron a Leroy Ernest Joseph McCrary, de 26 años, de Los Ángeles; Malachi Eddward Darnell, de 18 años, también de Los Ángeles; y Jaden Cunningham, de 18 años, de Lancaster, de asesinato en circunstancias especiales. El trío podría ser condenado a muerte si son declarados culpables de matar a Patricia “Trish” McKay en la comisión de un robo, con un agravante del delito grave de causar la muerte de una persona mayor de 65 años. California ha tenido una moratoria sobre la ejecución de la pena de muerte desde 2019 y no ha ejecutado a nadie desde 2006.

Los tres hombres, que vestían camisetas naranjas de prisión sobre camisetas blancas, aparecieron en un recinto protector con una pantalla metálica que los separaba de los funcionarios judiciales y del público. A través de sus abogados, acordaron posponer la presentación de una declaración de culpabilidad por los cargos hasta el 1 de agosto.

Durante el proceso, los tres miraron a sus familiares y amigos en la sala del tribunal de Santa Ana. Darnell le lanzó un beso a alguien entre el público.

McCrary, el presunto líder de la banda de robo a mano armada que, según los fiscales del condado de Orange, estaba al volante del Toyota Camry que arrastró a McKay 65 pies, tiene un largo historial delictivo, según los registros judiciales.

En 2020, fue condenado por un caso de amenazas criminales, un delito grave. El año pasado, se declaró culpable de ser adicto a los narcóticos y poseer un arma de fuego, y fue condenado en otro caso de robo por robarle un Rolex a un hombre a punta de pistola en Santa Mónica.

Evitó ir a prisión en el último caso después de que los fiscales acordaran suspender una sentencia de tres años, que se cumplió simultáneamente con su sentencia en el caso de posesión de armas, según entrevistas y registros revisados ​​por The Times.

La policía instaló una escena del crimen en el centro comercial Fashion Island en Newport Beach después de que un turista fuera asesinado en un intento de robo el 2 de julio.

(KTLA)

Además del cargo de asesinato que pesa sobre él, McCrary también enfrenta cargos de intento de robo en segundo grado y evasión mientras conduce de manera imprudente. Darnell enfrenta cargos de intento de robo en segundo grado, intento de asesinato y uso personal de un arma de fuego, así como un delito agravado por disparo personal de un arma de fuego. Cunningham también está acusado de intento de robo en segundo grado además de asesinato.

Patricia McKay y su marido Douglas McKay, un conocido hombre de negocios de Auckland, estaban esperando que alguien los llevara a algún lado después de hacer compras en el Fashion Island de Newport Beach el 2 de julio cuando un Toyota Camry blanco se detuvo frente al centro comercial junto a la pareja y dos hombres con máscaras saltaron del vehículo. Uno de los hombres le puso una pistola en la cabeza a Douglas McKay y le exigió que les entregara el reloj mientras lo obligaban a tirarse al suelo, según los fiscales.

Se acusa a Cunningham de arrojar a Trish McKay al suelo mientras sostenía varias bolsas de compras y luego arrastrarla a la calle frente al Camry mientras intentaba arrebatarle sus bolsas de compras.

1

Jaden Cunningham espera durante una comparecencia ante el tribunal.

2

Leroy McCrary espera durante una comparecencia ante el tribunal.

3

Malachi Darnell espera durante una comparecencia ante el tribunal.

1. De izquierda a derecha, Jaden Cunningham, Leroy McCrary y Malachi Darnell esperan el miércoles durante una comparecencia ante el tribunal por cargos de matar a una mujer durante un intento de robo en las afueras del centro comercial Fashion Island en Newport Beach. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Su esposo saltó frente al vehículo en un intento de evitar que atropellara a su esposa, pero las autoridades dicen que McCrary lo condujo hacia adelante, empujándolo fuera del camino y atropellando a la mujer, luego arrastrando su cuerpo 65 pies debajo del auto.

Mientras Cunningham corría tras el coche en el que se escapaba, otro hombre que intentó intervenir lo persiguió. Darnell, que para entonces ya estaba dentro del coche, está acusado de disparar tres tiros al buen samaritano.

Los testigos llamaron al 911 y la policía persiguió al Camry mientras éste se dirigía a toda velocidad hacia el norte, en dirección al condado de Los Ángeles, alcanzando velocidades de hasta 110 mph. Un helicóptero de noticias de televisión captó un video del automóvil acelerando por el arcén izquierdo de la autopista 105 y en un momento rozando la mediana de concreto.

Cunningham fue arrestado después de salir del vehículo en la ciudad de Cypress. McCrary y Darnell fueron arrestados más tarde en South Gate.

“Nuestra comunidad entera extiende su más sentido pésame a los seres queridos de Patricia McKay y a todo el país de Nueva Zelanda mientras lamentamos su muerte sin sentido en la comisión de un crimen que nunca debería haber sucedido”, dijo el fiscal de distrito del condado de Orange, Todd Spitzer, en un comunicado en el que anunció los cargos contra el trío la semana pasada. “La anarquía y la violencia no serán toleradas en nuestra sociedad”.

El primer ministro de Nueva Zelanda, Christopher Luxon, calificó la muerte de Trish McKay como “una tragedia absoluta” y expresó sus condolencias a los miembros de la familia, a quienes conoce personalmente. Doug McKay es un destacado ejecutivo del sector energético y empresarial que se desempeñó durante varios años como presidente del Banco de Nueva Zelanda y durante tres años como el primer director ejecutivo del Consejo de Auckland creado en 2010 para la “superciudad” de la región.

En un comunicado, la familia McKay dijo: “No hay palabras que puedan expresar nuestra tristeza mientras intentamos superar la pérdida de nuestra madre, esposa y amiga Patricia. Pedimos privacidad en este momento mientras trabajamos en esto como familia”.

El fotógrafo del Times, Allen J. Schaben, contribuyó a este informe.

Fuente