Home Noticias Opinión | El nuevo discurso de un psiquiatra para hablar sobre la...

Opinión | El nuevo discurso de un psiquiatra para hablar sobre la identidad de género

8
0
Opinión | El nuevo discurso de un psiquiatra para hablar sobre la identidad de género
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Hablar de género, comprensiblemente, genera muchos sentimientos. Estamos teniendo discusiones acaloradas sobre… facturas del bañoatención médica que reafirme el género y deportistas transgénero. Los políticos opinan sobre los peligros de “ideología de género” en las escuelas y los niños siendo “mutilado y esterilizado.”Otros han denunciado el aumento de adolescentes que se identifican como transgénero y no binarios como un “contagio social”, comparando la diversidad de género con una enfermedad.

Es fácil sentirse abrumado y querer huir de estas discusiones por completo. Pero abordar las cuestiones relacionadas con la identidad de género con matices es esencial a medida que se intensifican los debates nacionales. La identidad de género, para todos nosotros, no es simple ni binaria; no es solo biología ni solo una construcción social. Existe una variabilidad dramática en cómo las personas experimentan la identidad de género más allá de cisgénero (personas que se identifican con el sexo que se les asigna al nacer) y transgénero u hombre y mujer. Las personas más jóvenes, en particular, están hablando abiertamente sobre el género y pensando en esta parte de sus identidades con más matices y claridad de lo que suelen hacerlo las generaciones anteriores.

En mi práctica clínica, suelo ayudar a los padres a hablar con sus hijos trans sobre la identidad de género utilizando un marco de tres partes que he descubierto que permite a las personas entenderse mejor entre sí. Tal vez pueda ayudarnos a todos a participar en los debates políticos actuales con mayor comprensión e incluso ayudarnos, independientemente de nuestras identidades de género, a entendernos a nosotros mismos en un nivel más profundo.

La parte más básica de la identidad de género es lo que yo llamo nuestro sentido trascendente del género. De una manera que va más allá del lenguaje, las personas a menudo simplemente sentir masculino o femenino, y algunos con más fuerza que otros. Esto puede manifestarse de diferentes maneras. Algunos de mis pacientes jóvenes se dibujan a sí mismos como de un determinado género y tienen una sensación de “wow, este soy yo”. Otros tienen fuertes sentimientos positivos Cuando las personas usan ciertos pronombres para ellos, o fuertes. sentimientos negativos Cuando la gente usa otros pronombres, como sucede con muchas emociones, es difícil describir con palabras este sentimiento trascendente, pero es la base de nuestra identidad de género, el andamiaje con el que nacemos. Investigaciónincluido Estudios centrados en gemelossugiere que estos sentimientos de género trascendentes tienen una fuerte base biológica innata.

La siguiente parte de nuestra identidad de género es el ámbito social. A medida que avanzamos en la vida, construimos la biología de la identidad de género con el lenguaje y la experiencia social, influenciados por todo, desde los programas de televisión que vemos hasta cómo interactuamos con nuestros compañeros de clase y nuestras familias. Tal vez te criaron para pensar que las mujeres son protectoras, pasivas y creativas, mientras que los hombres son asertivos y fuertes, o que las muñecas son para las niñas y el fútbol para los niños. Lo que mi trabajo me ha enseñado es que muy pocos de nosotros realmente nos relacionamos al 100 por ciento con las categorías sociales masculinas o femeninas. A algunas personas puede gustarles el ballet y la lucha libre. O pueden disfrutar de las camionetas y tejer. Para hacerlo aún más complicado, estos sentimientos pueden evolucionar con el tiempo: la forma en que una estudiante universitaria de 18 años piensa sobre su feminidad probablemente sea diferente de cómo lo hace cuando se convierte en madre de tres hijos a los 40 años.

El aspecto social puede ser un arma de doble filo. Para algunas personas, rechazar los estereotipos de género es incluso más vital para su identidad de género que adherirse a ellos. He tenido pacientes, por ejemplo, que odian las expectativas que se imponen a las mujeres en la sociedad estadounidense. Comenzaron a utilizar los pronombres “ellos” como una forma de expresar su rechazo a esas expectativas. Sin embargo, amaban sus nombres y cuerpos de nacimiento y no tenían ningún interés en las intervenciones médicas que afirmaran su género. Hay otras personas que se identifican firmemente como cisgénero y expresan su rechazo a los estereotipos de género de otras maneras. La existencia de un tipo de persona no invalida la experiencia de otro.

La tercera parte de la identidad de género es el ámbito físico: cómo nos sentimos con respecto a nuestros cuerpos. Algunas personas se identifican como transgénero y están felices con sus cuerpos. Otras se sienten angustiadas por sus atributos físicos de género. Pueden sentir que sus voces más graves o las formas de sus pechos están en desacuerdo con su sentido de identidad. Esta incongruencia puede llevar a trastornos de la alimentación, Ansiedad o depresiónque es cuando los médicos pueden considerar Intervenciones médicas de afirmación de género.

Entre quienes tienen inquietudes con respecto a sus características sexuales físicas, hay variaciones. Por ejemplo, muchas personas tienen inquietudes relacionadas con el género en cuanto a sus pechos, pero no a sus genitales. Reconociendo esta complejidad, Pautas médicas Dicen que es esencial que los jóvenes se sometan a evaluaciones integrales de salud mental antes de iniciar cualquier intervención médica de afirmación de género, para garantizar que su equipo de tratamiento tenga una comprensión amplia de su experiencia de identidad de género y las mejores formas (tanto médicas como no médicas) de apoyarlos.

La identidad de género es compleja, muy personal y no todo el mundo piensa en ella de la misma manera. Para comprender a otras personas, debemos ser flexibles y escuchar sus autoconceptualizaciones, incluso cuando sus marcos de referencia sean diferentes a los que estamos acostumbrados.

Los tres ámbitos del sentido trascendente del género, el género social y nuestras relaciones con nuestros cuerpos físicos pueden combinarse de maneras casi infinitas. Si queremos comprendernos y apoyarnos mutuamente, tanto a nivel individual como en nuestras conversaciones políticas, debemos apreciar esta complejidad.

Incluso podría ayudarnos a comprender nuestra propia identidad de maneras que nunca antes habíamos hecho.

Fuente