Home Noticias Opinión | La soledad de Amy Coney Barrett

Opinión | La soledad de Amy Coney Barrett

6
0
Opinión | La soledad de Amy Coney Barrett
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Cuando comenzó este período de la Corte Suprema en octubre pasado, una de las predicciones más intrigantes de los comentaristas fue que la jueza Amy Coney Barrett —que iniciaba su tercer período completo en la corte— saldría de su caparazón y emergería como la nueva jueza indecisa de la corte, emitiendo el voto decisivo en los casos más divisivos.

Los comentaristas acertaron en la mitad de los casos: si se analizan los argumentos orales que ha presentado el tribunal y las decisiones que ha dictado en los últimos nueve meses, no cabe duda de que la jueza Barrett ha encontrado su voz y se ha convertido fácilmente en la jueza más interesante. Sus preguntas durante los argumentos son penetrantes; el análisis de sus opiniones escritas no escatima en detalles.

Sin embargo, la segunda parte de esa predicción no se cumplió. La jueza Barrett se puso del lado de algunos o todos los tres jueces demócratas designados en varios de los casos más importantes del período, pero sus correligionarios conservadores rara vez se unieron a ella. De hecho, mientras la jueza Barrett establecía su independencia basada en principios en el centro de la corte, los otros cinco jueces republicanos designados sólo se movieron más hacia la derecha.

Cuando la mayoría en el caso de descalificación de la boleta electoral de Colorado fue más allá de lo necesario, y los designados demócratas los criticaron por hacerlo, Allí estaba la jueza Barrett —escribió por separado para reprender a todos sus colegas por no enviar un mensaje unificado al país. Cuando el juez Clarence Thomas adoptó un enfoque demasiado rígido para evaluar la práctica y la tradición histórica en un caso de marca registrada, Allí estaba la jueza Barrett —rechazando una importante coincidencia a la que se unieron la jueza Elena Kagan y en parte los jueces Sonia Sotomayor y Ketanji Brown Jackson.

Cuando el Quinto Circuito permitió que los activistas antivacunas y los estados republicanos presentaran una demanda sin precedentes contra la administración Biden basada en la dudosa afirmación de que el gobierno había coaccionado a las redes sociales para que eliminaran la desinformación y la información errónea relacionada con las vacunas, Allí estaba la jueza Barrett — redactar la opinión mayoritaria que sostiene que los demandantes no habían llegado ni de lejos a demostrar que habían sido perjudicados por la supuesta acción del gobierno y que el Quinto Circuito claramente se equivocó al concluir lo contrario. Y cuando el tribunal eludió una disputa muy tensa sobre los abortos de emergencia en Idaho, fue la jueza Barrett quien escribió para el “punto medio” del tribunal al explicar por qué.

Incluso el lunes, cuando la jueza Barrett se unió a los otros cinco designados republicanos al sostener que los presidentes gozan al menos de cierta inmunidad frente al procesamiento penal, hizo todo lo posible para hacer retroceder contra la tesis más controvertida de la mayoría: que la conducta protegida ni siquiera puede utilizarse como prueba en procesos penales contra ex directores ejecutivos.

Su opinión concurrente parcial ofreció una hoja de ruta no tan sutil a la jueza Tanya Chutkan, que preside la acusación del 6 de enero, sobre cómo podría aplicar el nuevo marco de la mayoría. Tal como en su opinión disidente en el caso Caso Fischer contra Estados Unidos —en la que los otros designados republicanos, junto con el juez Jackson, votaron para limitar un estatuto de obstrucción criminal utilizado para procesar a los alborotadores del 6 de enero— la juez Barrett fue clara sobre la amenaza a la democracia que representaba el 6 de enero y la importancia de exigir cuentas a los responsables de ello.

Este patrón se ha repetido en el contexto más opaco de las solicitudes de emergencia. En marzo, cuando el tribunal permitió brevemente que entrara en vigor el nuevo régimen de deportación a nivel estatal de Texas, fue un empujón no tan sutil de la jueza Barrett, en una opinión concurrentelo que llevó al Quinto Circuito a rápidamente ponerlo nuevamente en suspenso (donde permanece).

Y en enero, fue la jueza Barrett quien… proporcionó la quinta votación (a la que se unieron los tres designados demócratas y el presidente del Tribunal Supremo John Roberts) para permitir que la administración Biden retire el alambre de púas que el gobernador Greg Abbott de Texas había colocado a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, desactivando así lo que había sido un conflicto en ciernes entre las autoridades estatales y federales en la ciudad de Eagle Pass y sus alrededores.

La justicia reflejada en todos estos casos es la de alguien que, en sus escritos, parece tener principios, ser matizada y ser justa, independientemente del resultado final que sus votos acaben apoyando. Puede que muchos de nosotros no estemos de acuerdo con los principios reflejados en sus escritos (como Su opinión mayoritaria en un caso que sostiene que los ciudadanos estadounidenses no tienen un interés de libertad en el estatus migratorio de sus cónyuges no ciudadanos). Lo que no se puede dudar es que son principios, y que, en mayor medida que muchos de sus colegas, la jueza Barrett hace todo lo posible por respetarlos.

El problema que pusieron de manifiesto los fallos de la corte al final del período es que, por más dispuesta que esté la jueza Barrett a seguir sus principios incluso cuando la alejan de las preferencias políticas republicanas, no siempre se puede decir lo mismo de los otros dos jueces en el medio de la corte: el presidente Roberts y el juez Brett Kavanaugh. El presidente del tribunal escribió la opinión mayoritaria en Loper Bright Enterprises contra Raimondoen el que el tribunal revocó su decisión de hace 40 años en Cheurón — y el principio de deferencia hacia las agencias administrativas que defendía. El presidente de la Corte Suprema escribió la opinión mayoritaria en el caso Fischer, que restringió el estatuto de obstrucción penal tan frecuente en los casos del 6 de enero en flagrante desafío a los principios del textualismo con los que supuestamente están comprometidos los jueces conservadores. Y el presidente de la Corte Suprema escribió la amplia opinión mayoritaria de la corte en el caso de inmunidad de Trump.

Y lo más revelador es la división entre los otros cinco designados republicanos y la jueza Barrett en ese último caso. Mientras que la mayoría dejó en gran medida que la aplicación de su nuevo y no precisamente claro enfoque de la inmunidad presidencial fuera decidida por los tribunales inferiores, la jueza Barrett “habría respondido ahora”. Mientras que la mayoría se esforzó por evitar si los cargos contra Trump podían seguir adelante, la jueza Barrett fue enfática en que, al menos para algunos de los cargos, no veía “ningún argumento plausible para prohibir el procesamiento por esa presunta conducta”.

Y mientras que la mayoría se esforzó por sostener que la conducta presidencial inmunizada ni siquiera podía usarse como prueba para juzgar cargos para los cuales incluso la mayoría está de acuerdo en que no hay inmunidad, la jueza Barrett criticó a la mayoría y respaldó la disidencia de la jueza Sotomayor, señalando que “la Constitución no requiere cegar a los jurados ante las circunstancias que rodean la conducta por la cual los presidentes pueden ser considerados responsables”.

Al igual que con su disidencia en el fallo de obstrucción del 6 de enero, la jueza Barrett parece dispuesta a aceptar que la corte vive en el mundo real y que las reglas que dicta deben estar diseñadas para funcionar realmente en la práctica y persuadir a quienes las leen de que la corte entiende los límites de su papel apropiado en nuestro sistema constitucional.

Al final, este contraste es quizás una de las conclusiones más definitorias —y más escalofriantes— del mandato de la Corte Suprema: la jueza Barrett salió de su caparazón, mientras que los otros designados por los republicanos se replegaron en el suyo.

Esteban I. Vladeck (@steve_vladeck), profesor de derecho en Georgetown, escribe el Uno primero boletín semanal de la Corte Suprema y es autor de “El expediente de la sombra:Cómo la Corte Suprema utiliza fallos ocultos para acumular poder y socavar la República”.



Fuente