Home Estilo de Vida Pequeñas historias de amor: “La incomodidad de coquetear con una mujer más...

Pequeñas historias de amor: “La incomodidad de coquetear con una mujer más joven”

6
0
Pequeñas historias de amor: “La incomodidad de coquetear con una mujer más joven”
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Durante la cena, mis hijos finalmente hablan sobre el accidente de auto que me dejó paralizada en mi adolescencia. Mi hijo de 10 años pregunta; le explico que alguien murió. “¿Dónde estaban sentados?” “A mi lado”. Se derrite en un charco. “Me alegro de que no hayas resultado tan mal”, agrega mi hijo de 5 años. No soporta decir que estás muerta. Yo tampoco quiero que lo diga. Me besa el hombro, se arrodilla y luego besa mi silla de ruedas. “Me alegro de que tengas tu silla de ruedas también”. Entiendo el horror de la alternativa. Mantengo la compostura, no quiero que sepan el dolor que he sentido. Su compasión pura e ilimitada me fortalece. Ryan Rae Harbuck

Por casualidad, mientras estaba de vacaciones en Sicilia, entré en una conferencia sobre conservación del agua, un tema relacionado con mi tesis de maestría hace décadas. Ella, una ingeniera mecánica que también se encontraba en la conferencia, se acercó. Me sentí incómodo coqueteando con una mujer más joven y me alejé. El error me dolió. La encontré en el lugar donde se bañaba. Pasé las noches en su bote, los días con mi familia. Durante dos años, nadamos juntos en muchos mares diferentes. Cada vez amenazaba con ser definitivo. Ella me invitó de nuevo. Le dije que estaba jugando un juego largo, pero el tiempo no estaba de mi lado. Enlace de Charles


Me preguntó si Andrea era mi verdadero nombre. “Pensé que era Ling Ling”, dijo. Se rió. Porque era “solo una broma”. Me reí. Porque las chicas geniales no se enojan por “bromas”. Le dijo a sus amigos que tenía un marcado acento chino. Se rió. Porque sabe que soy de Indonesia. Me reí. Porque su acento europeo era más marcado que cualquier rastro del mío. Imité el cacareo de las gallinas y el traqueteo de las cacerolas. Se rió. Porque así es como él pensaba que sonaban los idiomas del este de Asia. Me reí. Porque no quería que supiera que yo también soy china. Andrea Lius

—Creo que nos estaba esperando —balbuceó mi hermano mientras nos reuníamos alrededor de nuestra hermana Mariana, aferrándonos desesperadamente a la vida después de una larga batalla contra el cáncer. Le agarré la mano y compartimos un intercambio silencioso con mis hermanos, cada uno de nosotros esperando que el otro dijera algo profundo para conmemorar el profundo vínculo de nuestro cuarteto de hermanos. —Te amamos —ofrecí finalmente. Luego pronuncié las palabras que todos habíamos estado evitando: —Es hora de dejar ir, Mariana. Confía en que dedicaremos nuestras vidas a mantener viva tu memoria. Momentos después, Mariana me apretó la mano mientras cerraba los ojos por última vez. Jeanice Gantus

Fuente