Home Noticias Raúl Mondesi queda libre tras cumplir casi 7 años de arresto domiciliario

Raúl Mondesi queda libre tras cumplir casi 7 años de arresto domiciliario

5
0
Raúl Mondesi queda libre tras cumplir casi 7 años de arresto domiciliario
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Raúl Mondesi es un hombre libre.

El ex jardinero de los Dodgers había estado bajo arresto domiciliario desde una condena en 2017 por malversación de fondos públicos asociados a su papel como alcalde de su ciudad natal de República Dominicana, San Cristóbal.

Un tribunal dominicano dictaminó el viernes que La sentencia original de Mondesi, de seis años y nueve meses de prisión, se había cumplido. En 2017, además de la pena de prisión, se le impuso una multa de 1,3 millones de dólares por defraudar más de 6 millones de dólares y se le inhabilitó para ejercer cargos públicos durante 10 años. Tres miembros del personal de Mondesi también fueron condenados.

Mondesi, de 53 años, era una figura voluble como jugador de béisbol, un talento tremendo que invitaba a comparaciones con Roberto Clemente pero que era propenso a arrebatos emocionales y a violar las reglas con los Dodgers y otros cinco equipos durante sus 13 años de carrera.

Uno de siete hijos criados por su madre, Martina, en una pequeña casa en San Cristóbal, prometió comprar una nueva casa para su madre después de firmar un contrato de un año por $435,000 con los Dodgers después de ganar el premio al Novato del Año en 1994.

“Mi madre es como una supermujer”, le dijo a The Times. “No puedo explicarte lo que significa para mí. Mi padre murió cuando yo tenía 7 años y ella tenía que hacerlo todo. Trabajaba en una lavandería solo para poder poner comida en la mesa”.

Mondesi se unió dos veces al club de élite 30-30, conectando al menos 30 jonrones y robando al menos 30 bases, en sus más de seis temporadas con los Dodgers de 1993 a 1999. Ganó dos Guantes de Oro por su juego en el jardín derecho y desde el principio se ganó la reputación de ser un gran trabajador.

También gozó de inmensa popularidad en la República Dominicana.

“Es un héroe en nuestro país, un héroe genuino”, dijo el campocorto y compatriota de los Dodgers, José Offerman, en 1995. “Hemos tenido muchos jugadores que han llegado a República Dominicana… pero no sé si alguien ha sido más popular que Raúl”.

Mondesi empacaba docenas de bates, guantes y pares de zapatos y los enviaba a los niños dominicanos cada año.

“Nunca tuve nada cuando crecí”, dijo. “Jugaba béisbol y todo lo que tenía era cartón como guante. Habría dado cualquier cosa por tener un guante y un bate de verdad”.

“Quiero ayudar a esos niños. Muchos de ellos son familias pobres. No pueden permitirse comprar equipo de béisbol, así que los ayudo”.

Sin embargo, cuatro años después, Mondesi era un polvorín descontento que exigió un intercambio en una diatriba plagada de blasfemias contra el mánager de los Dodgers, Davey Johnson, y el gerente general, Kevin Malone, en agosto de 1999.

“No puedo soportar esto más”, le dijo a The Times. “He tenido que lidiar con esto todo el año. Les dije que me cambiaran porque no quiero [expletive] estar aquí. … “Que se jodan Davey y Malone, intentan echarme todos nuestros problemas a mí. Están intentando decir que todo esto es culpa mía”. [s—] Es mi culpa. Así es como se sienten, está bien. Solo sáquenme de aquí”.

Mondesi fue traspasado a los Toronto Blue Jays esa temporada baja y tuvo tres temporadas productivas antes de jugar como reserva en cuatro equipos (incluido un período de ocho juegos con los Angels en 2004) y retirarse en 2005.

Ganó 66,5 millones de dólares durante su carrera y regresó a San Cristóbal, una ciudad polvorienta, superpoblada y empobrecida de 700.000 habitantes. Expresó su interés por la política y en 2006 fue elegido miembro de la Cámara de Diputados —el equivalente dominicano de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos— como miembro del Partido de la Liberación Dominicana del presidente Leonel Fernández.

Mondesi saltó al opositor Partido Revolucionario Dominicano durante su segundo mandato, donde permaneció hasta ser elegido alcalde de San Cristóbal en 2010. El ex jugador con educación primaria fue elegido como candidato del partido por sobre el ex lanzador de Grandes Ligas José Rijo, otro héroe local que había regresado a casa.

Los dos ex jugadores, que ganaron más de 100 millones de dólares entre los dos, vivían en mansiones vecinas, rodeadas de muros de 2,5 metros de altura y protegidas por guardias armados. Tres años antes, ambos habían sido multados por manipular conexiones ilegales en sus casas que les permitían utilizar la electricidad sin pagarla.

Poco después de ganar las elecciones, Mondesi supuestamente se involucró en transacciones financieras cuestionables. Permaneció en el cargo hasta 2016, cuando él y varios otros líderes del partido fueron acusados ​​de “conspiración de funcionarios, falsificación de documentos, uso de documentos falsos, prevaricación, malversación de fondos y delitos de mezcla en asuntos incompatibles con la calidad de funcionario y asociación de malhechores”.

Mondesi fue condenado y puesto bajo arresto domiciliario mientras se apelaba su caso, un proceso lento que no concluyó hasta el viernes.

En 2020, las autoridades presentó una petición al tribunal enviar a Mondesi a prisión por el resto de su condena porque supuestamente había violado los términos del arresto domiciliario. No se logró nada y en 2023, la Corte de Apelaciones de San Cristóbal ordenó un nuevo juicio.

A pesar de evitar la cárcel, el precipitado declive de Mondesi, de niño mimado de los Dodgers a un explosivo jugador de bajo rendimiento en el campo, y de héroe local y alcalde a ladrón convicto fuera del campo, fue impactante.

Esto estuvo muy lejos de la brillante predicción de Al LaMacchia, el vicepresidente de operaciones de béisbol de los Blue Jays, después de que Mondesi fuera adquirido de los Dodgers hace 25 años.

“No tendrá que preocuparse por el dinero el resto de su vida”, dijo LaMacchia. “Su fuerza está cerca de la de Clemente y, si sus instintos le permiten hacer los cambios que necesita, puede ser uno de esos jugadores que recordaremos durante mucho, mucho tiempo”.

Fuente