Home Medio Ambiente Corea del Sur acusada de esclavitud moderna con plan de trabajadores temporeros

Corea del Sur acusada de esclavitud moderna con plan de trabajadores temporeros

13
0
Corea del Sur acusada de esclavitud moderna con plan de trabajadores temporeros


Los filipinos vulnerables y mal pagados han sido explotados, engañados y abusados ​​bajo un plan de trabajadores migrantes lanzado por Corea del Sur para cubrir su grave escasez de mano de obra, según una investigación de Context.

Según el plan, que también contrata trabajadores de Nepal, Vietnam, Mongolia, Laos, Camboya, Uzbekistán y Tailandia, los agricultores y pescadores se trasladan a Corea del Sur para trabajar entre cinco y ocho meses con la promesa de recibir grandes salarios para llevarse a casa.

Pero Context ha hablado con una docena de ex trabajadores que dicen que el programa está muy por debajo de sus promesas: muchos dicen que regresaron con las manos vacías, otros se arriesgaron a perder tierras a manos de los intermediarios que concertaron sus contratos temporales con los estados agrícolas de Corea del Sur.

Dijeron que los corredores habían cobrado tarifas excesivas por sus colocaciones en lo que resultaron ser trabajos manuales agotadores, controlaron sus movimientos confiscando sus pasaportes y documentos y los estafaron con los salarios prometidos.

“Esto demuestra claramente la vulnerabilidad de los trabajadores temporeros a la trata de personas y al trabajo forzoso”, dijo Ko Gikbo del Comité Conjunto con Migrantes en Corea (JCMK), una coalición de grupos que trabajan para mejorar los derechos de los inmigrantes.

Ko calificó el programa como una nueva forma de esclavitud moderna.

“Es como trata de personas en la actualidad. Los intermediarios trataban a los trabajadores temporeros como esclavos, porque guardaban su libreta, pasaporte e incluso su tarjeta de residente extranjero y su salario”.

El gobierno de Corea del Sur rechazó las solicitudes de comentarios.

El gobierno filipino dijo que el plan operaba en al menos 45 gobiernos locales y que no tenía jurisdicción ni conocimiento de la práctica local.

No podemos proporcionar empleos a nuestra gente… pero al menos deberíamos proteger sus derechos. Lo ideal sería que tuviéramos una economía realmente buena donde la gente no tuviera que irse.

Tatcee Macabuag, activista, Foro de Migrantes en Asia

El país tiene un total de 1.600 unidades de gobierno local que pueden celebrar acuerdos con sus homólogos surcoreanos.

Esta postura de no intervención del gobierno central significa que es difícil contar el número de trabajadores afectados o rastrear los abusos acumulados bajo un sistema informal de intermediación laboral.

Con el objetivo de regular el sistema y erradicar nuevos abusos, el gobierno central anunció en marzo planes para canalizar a todos los trabajadores migrantes a través de un acuerdo bilateral con Seúl.

No hay acuerdo bilateral sobre el programa de trabajadores agrícolas estacionales aún se ha alcanzado.

¿Promesas vacias?

Más de 3.500 filipinos han sido reclutados bajo el plan desde 2022, cuando Corea del Sur lanzó los llamados acuerdos de ciudades hermanas que hermanan a los gobiernos locales filipinos con los más ricos del país de Asia Oriental.

Context habló con una docena de agricultores que se habían unido, algunos de los cuales ahora están entablando acciones judiciales en Manila después de no lograr que los gobiernos locales o los intermediarios que supervisaban sus contratos hicieran justicia.

Los trabajadores se sintieron atraídos por el plan por la promesa de ganar hasta cinco veces más de lo que podían ganar en casa.

En Corea del Sur, los inmigrantes cubren una escasez crónica de mano de obra exacerbada por una población que envejece y se reduce, con trabajadores extranjeros que asumen trabajos mal remunerados que muchos locales evitan.

Context analizó los documentos de 12 ex trabajadores temporeros filipinos, documentos que revelaron violaciones sistémicas de contratos en esquemas de gobiernos locales no regulados, con acuerdos a menudo firmados por intermediarios independientes que operan sin supervisión central.

Entre las quejas más comunes de los trabajadores se encuentran violaciones de la asistencia social, honorarios exorbitantes de los intermediarios, duras condiciones de trabajo, salarios diluidos y falta de mecanismos de reparación o quejas.

Muchos también dijeron que tenían demasiado miedo para presentar quejas o hablar por temor a quedar excluidos de futuras perspectivas laborales.

Aquí están las historias de tres ex trabajadores migrantes, cuyos nombres han sido cambiados para proteger sus identidades.

juan



Fuente