Home Noticias Opinión | Sheryl Sandberg grita ante el silencio

Opinión | Sheryl Sandberg grita ante el silencio

8
0
Opinión |  Sheryl Sandberg grita ante el silencio
ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab ab

Ver “Gritos antes del silencio” es desengañarse de cualquier duda persistente sobre lo que hizo Hamás. Los testimonios personales de víctimas, supervivientes y testigos son claros y contundentes, al igual que la evidencia fotográfica que le mostraron a Sandberg de cadáveres mutilados. Y de algunos de ellos apenas se ha oído hablar fuera de Israel.

Está Tali Binner, una fiestera del festival de música Nova que se escondió en una pequeña caravana mientras otras mujeres eran violadas afuera: “Escuché a una chica que empezó a gritar durante mucho tiempo. Fue como, ‘Por favor, no lo hagas’. No, no, detente. Detener. Detener. Detener. No no no’. Era como si le estuviera pidiendo a alguien que se detuviera. ¿Qué pueden detener? Alguien está abusando de ella. Alguien tocándola. Alguien está haciendo algo”.

Está Raz Cohen, que presenció una violación mientras se escondía con un amigo en la maleza: “Shoham, que estaba a mi lado, dijo: ‘La está apuñalando’. Él la está masacrando’ o algo así, y no quería mirar”. Cohen añadió, en hebreo: “Cuando volví a mirar, ella ya estaba muerta y él todavía estaba en eso. Todavía la estaba violando después de haberla masacrado”.

Está Rami Davidian, que se apresuró a ayudar a la gente en el sitio de Nova: “Vi chicas atadas con las manos detrás de cada árbol aquí. Alguien las asesinó, las violó y abusó de ellas, aquí en estos árboles. Tenían las piernas abiertas. Cualquiera que vea esto sabrá inmediatamente que las niñas sufrieron abusos. Alguien los desnudó. Alguien las violó. Insertaban todo tipo de cosas en sus órganos íntimos, como tablas de madera, barras de hierro. Más de 30 niñas fueron asesinadas y violadas aquí”.

Hay Amit Soussana, que fue secuestrada en Gaza durante 55 días y violada por su captor cuando intentaba bañarse: “Se acercó a mí y me apuntó con un arma muy fuerte a la frente, gritándome: ‘Quítatela. Quítatela’, y golpeándome hasta que no pude sostener más la toalla. Y empezó a tocarme, y yo me resistí, y luego me arrastró al dormitorio. Y luego me obligó a cometer un acto sexual con él”.

Fuente